Recientemente la Misión Carismática Internacional celebró su quinto aniversario en Soacha, un evento que contó con la presencia del alcalde Juan Carlos Nemocón, el pastor Esteban Chávez, representante de los Santanderes y el pastor Franck González, líder de la iglesia en la ciudad y quien asumió el reto de consolidar un trabajo con las bases sociales del municipio.


barras-fútbol-soacha-3

barras-fútbol-soacha-3

Periodismo Público dialogó con el pastor líder en Soacha, una persona que llegó del Brasil y aceptó el reto de emprender un trabajo en un municipio convulsionado por los problemas sociales y familiares, por la falta de identidad y un poco aislado de lo que venía haciendo la Misión Carismática en el país.

Periodismo Público.com: Pastor Franck González, cuándo y cómo llega usted a al municipio de Soacha?

Pastor Franck González: La Misión Carismática Internacional MCI es una iglesia con mucha historia, no solo en Colombia sino en otras naciones. Partimos de que la iglesia tiene unos 30 años de existencia en el país, pero en los últimos 10 se ha extendido no solo a municipios cercanos a la capital, sino a cabeceras y capitales. Hace 5 años estaba yo recién llegado del Brasil como Misionero, como representante de la Misión en Sao Paulo y me fue dada la encomienda de trabajar en Soacha, teniendo en cuenta que era el único municipio de Cundinamarca en donde no se había abierto sede.

PP.com. Pastor, cuál fue ese propósito inicial aquí en Soacha?

P.F.G. Era consolidar un trabajo que previamente se había tenido con las células o grupos de oración, dónde se estudia la palabra una vez por semana, una hora durante un día específico, teniendo en cuenta que Soacha a nivel político es independiente de Bogotá y necesitábamos fortalecernos en este municipio, entonces ya existía un trabajo celular, o sea de grupos que habían trabajado otros niveles, pero como tal no estaba organizado y no se había tenido la misión de que hubiese iglesia. Entonces el propósito inicial fue consolidar esas células que la misión ya tenía, y a nivel congregacional poder establecer la iglesia como tal para fortalecer las bases sociales y enriquecernos espiritualmente.

PP.com. Pensaba usted quedarse todo este tiempo en Soacha?

P.F.G. Soacha era quizá el último lugar a donde yo quería parar, porque había sido pastor por 11 años en Suba, había estado 6 años en San Pablo (Brasil) y lo que menos me imaginé era estar en Soacha tanto tiempo, porque inicialmente era por un año, pero cuando se me dio el desafío y vi la realidad, acepté porque yo soy hombre de retos. Vi una realidad que los habitantes de Soacha no la desconocen, un problema social, de familias que se están desintegrando, y la verdad me he identificado con la problemática y con la gente, y algo que me ha motivado como misión muy personal, es darle a la gente un sentido de pertenencia por un municipio que es de todos y no es de nadie. La gente lo ha usado como una ciudad dormitorio, pero no aman esta ciudad, quedan pocos soachunos y los que la habitan no la aman, no tienen sentido de pertenencia, no conocen su bandera, no tienen ese sentido de que hay que trabajar por este lugar.

PP.com. Qué aspectos adicionales se han trabajado desde la MCI?

P.F.G. Darle pertenencia a los miembros, involucrarnos un poquito en el ámbito político, tratar de incidir en busca de influenciar o lograr causar algún impacto; tanto así que uno de mi equipo muy cercano, en tan sólo 4 años que llevábamos en Soacha, logramos colocar un concejal y aunque estamos abriendo la brecha y creemos que una sola golondrina no hace verano, ya podemos comenzar a participar y la idea es que seamos escuchados y alguien nos represente en las instancias del gobierno.

PP.com. Hablemos de la celebración de los cinco años que recientemente se hizo en Soacha

P.F.G. No quisimos pasar desapercibidos, completamos cinco años haciendo el trabajo espiritual, pensemos en lo que hemos soñado, ver que Soacha no es la ciudad de todos y al mismo tiempo la ciudad de nadie, sino que es un municipio en donde podemos encontrar paz, recreación, armonía, espacios para congregar a los jóvenes, en fin. Quisimos darle como ese slogan que iba a ser la ciudad del deleite y que íbamos a celebrar esos 5 años basados en el deleite, no solo de las personas, sino el deleite de Dios, o sea que Dios ama a Soacha y va ayudarnos en toda esta misión que tenemos. Entonces quisimos invitar al alcalde, él muy gentilmente participó de una de las dos reuniones, vino mucha gente, invitamos un conferencista, al pastor Esteban Chávez, que también es nuestro representante en los santanderes, estuvo una banda, tuvimos lechona, celebramos el cumpleaños y nos fijamos algunas metas como embellecer el auditorio, hacer de este espacio algo más agradable, que la gente le guste venir, que sienta que es su casa, que acá pueden encontrar un lugar de paz y de esperanza.

PP.com. Finalmente, pastor Franck, un mensaje a Soacha, a sus jóvenes, a la comunidad en general

P.F.G. En primer lugar que podamos amar a nuestro municipio, que si en otro tiempo Soacha fue una ciudad de grandes personajes y un lugar donde salió mucha gente preparada, pues que hoy podamos recuperar las raíces porque nadie puede decir quién soy si no sabe a dónde pertenece. Que nos identifiquemos con la problemática social, de salud, cultural, familiar… que tengamos sentido de pertenencia que nos lleve a hacer algo positivo por el municipio, que si aquellos que venimos de afuera ya nos hemos identificado y queremos hacer algo, por qué los que están habitando Soacha y que han nacido aquí no nos ayudan y contribuyen con un granito de arena?… Que si hay llaveritos que dicen I Love New York, con el corazón podamos decir, ‘Yo también amo a Soacha’, ese es mi mensaje.

barras-fútbol-soacha-4

barras-fútbol-soacha-4