Ayer en la madrugada apareció muerto el joven Sebastán Darío Medina a un costado de la vía a Fusagasugá, cerca al alto de Rosas. El menor de 14 años salió por primera vez de su casa ubicada en la localidad de Bosa, con el argumento de viajar a una finca con unos amigos.


Las autoridades avisaron de la muerte del menor a sus familiares, quienes ayer en la mañana fueron a reclamar el cadáver a la morgue de Soacha. Erika Andrea Medina, hermana de la víctima dijo que Sebastián se dirijía a Neiva a ver jugar al Independiente Santafé, según le comentó la misma novia del joven.

Según las autoridades Sebastián apareció con algunos golpes en la cabeza, y cuando fue encontrado aún vestía la camiseta y una cachucha del equipo Bogotano. La muerte de este menor es un misterio ya que todas las versiones coinciden en que no pertenecía a ninguna barra brava ni viajaba en buses con más aficionados del rojo capitalino.

Sin embargo para el comandante de la policiía Cundinamarca coronel Fabio Castañeda, Sebastián Medina murió por un accidente de tránsito ya que el informe de medicina legal así lo corrobora. No obstante la fiscalía de Soacha adelanta la investigación y por estos días se encuentra indagando con familiares y amigos para tratar de hallar la causa precisa de la muerte de este niño de 14 años.