Con motivo de la celebración del 93° Día Internacional del Cooperativismo de la Alianza Cooperativa Internacional y el 21° Día Internacional del Cooperativismo de las Naciones Unidas, tuvo lugar en Bogotá un conversatorio organizado por Confecoop, Confederación de Cooperativas de Colombia y Ascoop, Asociación Colombiana de Cooperativas, en el que se trataron temas relacionados con el lema principal del día “Elija cooperativo, elija igualdad”.


La igualdad es un valor fundamental que garantiza que todo el mundo pueda cosechar los beneficios del desarrollo económico y social, siendo uno de los ejes del movimiento cooperativo. El 0,7% de la población mundial posee el 44% de toda la riqueza, mientras que el 70% solo posee el 3%.

Hoy en día se cuentan con más de 2,4 millones de cooperativas compuestas por más de mil millones de miembros, tres veces más con respecto a los accionistas directos de las empresas propiedad de los inversores. Además, 250 millones de personas son empleadas o se sustentan a través de cooperativas.

Las 300 cooperativas más grandes a nivel internacional han generado ingresos anuales de 2,2 billones de dólares (lo que equivale al PIB de la séptima economía más grande del mundo) y el movimiento está creciendo rápidamente, sobre todo en países emergentes como Brasil, India y China.

Ante todo este contexto se demuestra que las cooperativas son la alternativa necesaria como modelo con el que conseguir la ansiada paz en Colombia.
“Hacer la guerra es muy fácil, las cooperativas queremos ayudar a construir la paz de este país” afirmó Carlos Acero Sánchez, Presidente de Confecoop.

“Las cooperativas son importantes para conseguir la inclusión social. Es el mecanismo idóneo para llegar a la equidad, al desarrollo y al crecimiento humano. Tenemos que ser actores vivos y no marginales en el proceso de paz”, complementó la Dra. María Eugenia Pérez, presidenta de la Junta Directiva de Ascoop.

El actual negociador del Gobierno Nacional en los diálogos con la guerrilla de las FARC, Frank Pearl, abogó a favor del modelo cooperativo como mecanismo que puede jugar un papel importante en la firma del acuerdo de paz de la Habana.

Cuando se habla de paz en Colombia hay que tener en cuenta que el reto no está con las FARC, ni con la mesa del ELN, sino que está del lado de las personas que respetan la Constitución y la Ley pero que incurren en un error muy grave y es que son incapaces de manejar las diferencias de unos y otros de manera respetuosa y constructiva.

“Las sociedades que más progresan son las que son capaz de construir un conflicto, como el que tenemos, en conflictos útiles y constructivos porque éste tiene una función social. La firma de un acuerdo de paz no va a acabar los conflictos de Colombia. Si nosotros llegáramos a la firma de un acuerdo de paz vamos a continuar teniendo conflictos económicos, sociales, políticos, culturales, ambientales pero la clave para poder construir un mejor país es que establezcamos unas reglas de juego en las cuales las diferentes perspectivas son escuchadas, tenidas en cuenta, que la gente participe de verdad en las soluciones y se acoja a ellas. Esa es la mejor solución que representa el interés común” dijo Frank Pearl.

Existe una fase secreta en la que se trabaja con las FARC para solucionar los problemas en los temas rural, político, víctimas e implementación. Además, paralelamente se están ocupando de temas de justicia, desescalamiento y fin del conflicto.

Colombia tiene una deuda enorme con el sector rural. El nivel de pobreza en el país es del 28% pero en las zonas rurales es del 50 y 60%. El nivel de miseria es del 17% pero en las zonas rurales y de conflicto es del 75%. “El reto como sociedad es llevar al Estado y condiciones de mercado a esas zonas que tradicionalmente han sido olvidadas. Hemos dejado abandonados a 18 millones de colombianos en las zonas rurales que están a merced de la mafias regionales, de los grupos criminales, de las organizaciones que tienen intereses particulares y que no representan a nadie más que así mismos y es así como estos grupos han aprovechado este espacio” afirmó Frank Pearl.

El país cuenta con 2.5 millones de hectáreas de tierras que son baldíos de la nación, los cuales han sido apropiados por grupos y mafias con intereses económicos ilícitos. Para paliar esto aparece la figura del Banco de Tierra con el objetivo de que las tierras puedan ser distribuidas a familias campesinas, asociaciones solidarias y cooperativas dotándolas de herramientas (programas masivos, capacitación, técnicas, acceso a crédito) para dar la mayor posibilidad de trabajarla y mejorar las condiciones de los campesinos, evitando así la presión de los grupos armados que siembran el terror en el campo colombiano.

En el acuerdo de la Habana se ha incluido en el punto 3. 3. 1. el fortalecimiento de las capacidades de las organizaciones solidarias y cooperativas. “El sector solidario es como la gallina de los huevos de oro que tenemos en Colombia, pero es una gallina que está en un rincón y pone sus huevos pero está muy calladita. Ustedes tienen toda la trayectoria, toda la credibilidad. El país necesita conocer, observar este sector y empezar a mirarlo de una manera diferente” aseguró Frank.

El sector cooperativo crece más rápido que el promedio de la economía. Posee una red de 5.8 millones de ciudadanos que voluntariamente comparten unos valores que son los valores del sector solidario. “La equidad se construye a través de mecanismos como los que las cooperativas representan. Si hay un sector que tiene la trayectoria, las herramientas, el conocimiento, la credibilidad son las cooperativas. Pero tienen que empezar a participar de una manera protagónica en la acción y proyectos del país” declaró Frank Pearl para finalizar su ponencia.

Promoviendo la igualdad de género; dando oportunidades a los jóvenes; integrando a las minorías en el mercado laboral y favoreciendo la transición de la economía informal a la economía formal, las empresas cooperativas pueden demostrar a diario que se pueden tomar decisiones para volcar el paradigma actual e integrar la igualdad en el proceso de desarrollo económico y social.