Pese a los insistentes llamados de atención por parte de la Junta de Acción Comunal, la administración municipal y la empresa de aseo del municipio, por lo menos el 90% de la comunidad de Compartir aún deposita las basuras en las esquinas y postes del barrio, hecho que atenta contra la salud de los residentes y deteriora la imagen del sector.


“Causa vergüenza que desde las tres de la tarde se observen alrededor de los postes montañas de basura que ocupan parte de la vía y la mayoría del espacio peatonal. Esta es una escena que se repite en cada cuadra del barrio sin excepción, y a pesar de los llamados que hemos hecho, aun contando con la empresa de aseo del municipio, las personas siguen argumentando que si no las sacan a las esquinas no la recogen”, describió Heriberto Ramírez, presidente de la Junta de Acción Comunal de Compartir.

Las personas que han estado al tanto del problema que persiste en Compartir, aseguran que el comportamiento de los residentes no se debe a la falta de conocimiento, ya que el trabajo por tratar de cambiar este hábito ha sido arduo y ante la respuesta inicial de las personas parece surtir efecto, sin embargo al momento de disponer los residuos el resultado sigue siendo casi nulo.

“La disposición de las basuras es solo uno de los aspectos que aún observamos en la comunidad, lamentablemente también es difícil controlar que limpien las heces de sus mascotas cuando los sacan a caminar y la respuesta que dan una vez se les llama la atención continua siendo agresiva, claro está, esta no es una descripción general de la comunidad, ya que hay bastantes personas comprometidas con el cuidado de los entornos del barrio”, explicó el presidente.

La comunidad tras ser cuestionada asegura que reconoce que este tipo de comportamientos afectan a sus vecinos y el aspecto del barrio, pero también argumenta por qué se mantiene en este tipo de procederes.

“El problema es que varias veces nos dicen pero difícilmente aplican las normas, no sé si sea por la costumbre que tiene la comunidad, pero los funcionarios al observar las esquinas llenas, parece que asumen que ahí se encuentran los residuos de toda la cuadra, entonces desocupan la esquina y no observan en los frentes de las casas y a los dos o tres que decidieron sacar las bolsas frente a sus casas no les recogen las bolsas, y por lo tanto continúan dejándola en las montañas de basura que hace la comunidad”, explicó Maruja Téllez, residente de Compartir.

Por otro lado, a pesar de que más del 90% de las calles del barrio se encuentran pavimentadas y en condiciones presentables, sigue siendo común observar la disposición de escombros en espacios verdes, postes, esquinas, vías y senderos peatonales.

“Tenemos varios letreros que prohíben el arrojo de basura y escombros; desafortunadamente nos hemos encontrado con que algunas personas cuelgan las bolsas de basura en los mismos letreros, lo que nos asegura que estos son actos que hacen a conciencia y que incluso apuntan a desafiar los esfuerzos que se hacen por mantener el sector presentable”, expresó el líder comunal.

Después de los constantes llamados e invitaciones que se han hecho a la comunidad y ante la respuesta obtenido por la misma, para los líderes y personas que buscan generar una buena imagen del sector y que pretender proteger el medio ambiente, se ha hecho necesario – como medida correctiva – fortalecer el comparendo ambiental.

“Esta será la única forma para que las personas adquieran una lección, una vez que llegue a su hogar la multa que obtuvo como consecuencia de su comportamiento, seguramente no volverá a suceder. Por eso invitamos a los vecinos para que denuncien de forma anónima en la inspección de policía estos actos; así estaremos contribuyendo al desarrollo, buena presentación de nuestro sector y la preservación del medio ambiente”, concluyó el líder comunal.