Un escalofriante caso de dos menores estudiantes residentes en Soacha se conoció el jueves anterior cuando la madre de una de ellas informó que su hija y una compañera habían desaparecido. Sin embargo después se supo que las niñas se escaparon para suicidarse, motivadas por publicaciones vistas en Facebook.


El jueves 21 de marzo se supo el caso de Luna y Valentina, dos jóvenes de 13 años de edad que supuestamente habían desaparecido el día anterior, luego de dejar una nota despidiéndose. Adriana Ramírez, madre de Luna, dijo que las menores quedaron reportadas en las cámaras de seguridad de un conjunto residencial de Soacha, en Cundinamarca, en momentos en que tomaban rumbo desconocido.

Aparte de ello, indicó la madre de Luna, tras hacer las primeras pesquisas con sus amigos de colegio, éstos le contaron que ellas se despidieron. Y en una misiva, asegura Adriana Ramírez, manifestaban su descontento con la vida. Posteriormente, indicó la madre de Luna, las jóvenes aparecían conectadas en redes sociales, pero no existía certeza de que se tratara de ellas.

Ramírez aseguró que en ese momento dio cuenta a la Policía Nacional de lo acontecido, quien le informó que el protocolo sugería esperar 72 horas para ser reportadas de manera oficial como personas desaparecidas. «Pareciera que no son ellas las que hablan (desde redes sociales)», indicó Adriana Ramírez en ese momento.

Luz Mery Villavón, abuela de Valentina, aseguró, por su parte, que las menores salieron de ese conjunto residencial a las 12 y 20 pm del miércoles, cuando en realidad sus familiares pensaron que estaban estudiando. La anciana dijo entonces que conocía otro caso, pero no sabía si guardaba relación directa con éste, el de un sujeto que fue detenido por estar en una casa con una menor que también estaba desaparecida y que, coincidencialmente, es amiga de las jóvenes Laura y Valentina.

Tras el misterioso caso, Johanna Salcedo, madre de Valentina, confirmó que las menores aparecieron, al tiempo que señaló que mientras duraron perdidas intentaron suicidarse. «Ellas salieron de la casa a estudiar, supuestamente. Al colegio no ingresaron y se fueron para la casa de Luna, quien prácticamente mantiene solita, los papás están trabajando. Ahí fue cuando intentaron suicidarse. Colocaron unos cables en una terraza e intentaron quitarse la vida», informó.

Leonardo Ramírez, padre de Luna, informó que las menores tomaron la decisión por cuenta de lo que veían en redes sociales. «Las chicas están en un grupito por ahí y no sé cuál es el tema, pero decidieron acabar con su vida. La recomendación es a los padres a que estén pendientes con el tema del Facebook y las redes sociales porque no sé qué están pensando», señaló.

De acuerdo con Ramírez, las menores estaban motivadas por publicaciones vistas en Facebook y, al no ser capaces de quitarse la vida, salieron caminando con rumbo desconocido. «Cogieron un bus, el primero que tomaron las llevó a Abastos. Allá estuvieron toda la tarde y según el reporte se quedaron durmiendo en un parque. Al otro día se comunicaron por redes y por medio de los compañeritos las pudimos triangular y encontrar. Las niñas están ahorita en valoración por parte de la EPS, fueron remitidas por la Policía a Bienestar Familiar. Están en estudios psicológicos y psiquiátricos».

Nota: A pesar de la autorización de los familiares para publicar las fotos, este medio distorsiona el rostro por seguridad.

Tomado de la FM (www.lafm.com.co)