Cundinamarquesas apoyadas por el DPS pasaron de transformar 15 litros de leche a 6.500 litros semanales, su labor permite comercializar yogures, quesos, arequipes, panelitas y productos de panadería en el departamento de Cundinamarca.


La Cooperativa Agrolácteos Potrerogrande la conforma un grupo de 25 mujeres que, sin pensarlo dos veces, se arriesgaron e iniciaron empresa gracias a la motivación de sus familiares y el apoyo del Departamento para la Prosperidad Social (DPS). Hoy, tienen ingresos fijos mensuales y mejoraron su calidad de vida: De $100.000 pasaron a facturar $100 millones en seis años.

En total, el DPS invirtió $60 millones para la compra de un cuarto frío y varias máquinas que permitieron la tecnificación del proceso. Generan 30 empleos, entre las personas que trabajan en la planta y quienes elaboran y comercializan yogures, quesos, arequipes, panelitas y productos de panadería en Choachí, La Calera, Fómeque, Ubaque y la Unión.

“Inicialmente empezamos preparando 20 litros de yogurt que vendíamos entre nuestros familiares y le pedíamos el favor a las vecinas que nos los guardaran en sus neveras” cuenta Elsa Barón, representante legal de Agrolácteos.

Esa situación hace parte del pasado, puesto que hoy con orgullo afirma que con el cuarto frío recibido, comercializan en promedio 2.400 unidades semanales de yogurt de los más variados sabores con trozos de fruta como guatila, maracuyá y cristales de sábila.

Son ejemplo de esfuerzo, disciplina y organización, razón por la que el Ministerio de Agricultura las considera un caso exitoso y las escogió como jurados de proyectos en Ibagué, Tunja y Villavicencio con el programa Oportunidades Rurales, cuyo objetivo es promover económicamente organizaciones campesinas que generen empleo y aumenten ingresos de los pequeños productores.

Agrolácteos nace gracias a una iniciativa de la Alcaldía de Choachí de capacitar a su población en transformación de productos lácteos a través del SENA en el 2007.