Una delicada situación se presenta en las Instituciones Educativas oficiales de Soacha desde el pasado martes10 de septiembre, fecha en la cual la secretaría de educación decidió suspender el aporte de 7.140 raciones que eran utilizadas para los refrigerios y desayunos diarios que, en conjunto con el ICBF, se le suministraba a los estudiantes de los grados transición a quinto.


Según Pedro Guzmán, miembro de la Veeduría de padres de la Institución Educativa Las Villas, la cantidad de alimentos por ración ha venido bajando, y desde el pasado martes los desayunos y refrigerios se limitaron sólo a los grados transición, primero y segundo. Aseguró también que en algún momento se reunieron con el alcalde Juan Carlos Nemocón para solicitarle que ampliara la cobertura de refrigerios hasta los grados once, debido a que en muchos hogares no se cuenta con los recursos suficientes para suministrarle a los menores una adecuada alimentación, no obstante y para sorpresa de todos, la respuesta fue contraria a la petición.

Pero tanto veedores como padres de familia comenzaron a indagar para saber a ciencia cierta dónde estaba la raíz del problema.

“Averiguamos en el ICBF y nos dijeron que ellos no habían recortado nada referente al aporte que hacen para refrigerios y desayunos escolares. Entonces nos comunicamos telefónicamente con la secretaria de educación encargada, Ana Otilia Rodríguez, y nos dijo a varios veedores que era el Bienestar Familiar el que había hecho el recorte presupuestal en todo el país, incluso le manifestamos la intención de algunos padres de familia de organizar una marcha pacífica hacia la alcaldía para reclamar los refrigerios completos, y ella dijo que protestáramos todo lo que quisiéramos, pero que la administración municipal no era la que había recortado el presupuesto, sino que era el ICBF”, manifestó el señor Guzmán.

No obstante, una cosa fue la que la Secretaria encargada le dijo a los padres y veedores, y otra muy distinta la que hizo saber a través de una circular fechada el 6 de septiembre de 2012 y enviada a rectores de IE oficiales, concesiones y administradores del servicio educativo.

“En la circular ella expresa que efectivamente el contrato que habían hecho en adhesión con el ICBF es recortado por parte de la administración municipal, es decir, a nosotros como veedores nos dijo una cosa y en la circular dice otra. Está aclarando que a partir del martes 10 de septiembre de 2013, los 7.140 cupos subsidiados por el municipio no serán atendidos y la modalidad de refrigerios que suministra el ICBF pasarán sólo a desayuno”, agregó el veedor.

El siguiente es parte del contenido de la Circular 015 del 6 de septiembre del año 2013, firmada por la secretaria de educación encargada, Ana Otilia Rodríguez:

“Dando alcance al objeto del programa de alimentos escolares para la vigencia 2013, me permito manifestarles que los recursos destinados para el desarrollo de este programa contemplan el suministro de alimentos para 172 días del calendario escolar, por parte del ICBF, con fecha de terminación el 3 de septiembre del año en curso. Adicionalmente, las secretarías de Educación y Desarrollo Social realizaron una adhesión al contrato de Bienestar Familiar para 7.140 estudiantes en la modalidad de refrigerio reforzado por 90 días del calendario escolar, los cuales finalizaron el pasado 3 de septiembre, pero por reposición de los días de suspensión de clases debido a las situaciones de orden público, finalizará el lunes 9 de septiembre.

Por lo anterior y con el fin de prevenir inconvenientes al interior de sus comunidades educativas, les solicito comedidamente se informe a los padres de familia a cerca de esta situación, teniendo en cuenta dos aspectos muy importantes para reforzar desde casa el refrigerio a sus hijos así:

A partir del martes 10 de septiembre de 2013, los 7.140 cupos subsidiados por el municipio no serán atendidos y la modalidad de los refrigerios que suministra el Instituto Colombiano de Bienestar familiar pasarán a desayuno.

El ICBF suministrará alimentos a los 25.343 cupos con prioridad a los grados transición a primaria, solo hasta el día 6 de noviembre del año en curso”.

Para hombres luchadores como Pedro Guzmán, el contenido de la circular es claro y obliga a los padres de familia a ‘meterse la mano al bolsillo’ para comprar refrigerio a sus hijos. “Hay que tener en cuenta que ese refrigerio o almuerzo que les daban en las IE del municipio, esa porción para muchos niños era el desayuno y el almuerzo oficial, porque era lo único que comían debido a que en sus casas no podían darles”, aseguró.

Así mismo, el veedor cuestionó que el municipio saque plata para eventos y recorte el presupuesto relacionado con la alimentación de los menores. “Por qué traen pista de hielo, esa tal muñeca Camila y despilfarran plata en festivales Sol y Luna, cuando los niños los van a dejar aguantando hambre, son cosas que uno no entiende”.

Finalmente dijo que seguirán insistentemente buscando una cita con el alcalde municipal para evitar que la situación se salga de las manos, ya que varios padres de familia, molestos por la decisión, han insistido en realizar una marcha hasta la alcaldía. No obstante, Pedro Guzmán argumenta que la veeduría quiere evitar este tipo de protestas. “De llegarse a hacer, debe ser pacífica y con ayuda de las autoridades para evitar cualquier tipo de infiltración”.