Sólo 20 meses duró en funcionamiento el semáforo del Altico en Soacha, luego del arreglo que se le hizo a mediados de 2017. En esa ocasión se invirtieron $145 millones para reparar la red semafórica del municipio, pero el arreglo no duró lo prometido por la firma Siemens y ahora es la alcaldía la que debe responder por el daño. Lo delicado es que ya se han presentado accidentes y este es el paso de miles de estudiantes que necesitan cruzar la autopista.


semáforo-ALtico-Soacha

semáforo-ALtico-Soacha

Desde la semana pasada no funciona el semáforo y el municipio no se ha manifestado al respecto, teniendo en cuenta que en 2017, cuando se firmó el contrato 930 entre la Secretaría de Movilidad de Soacha y la empresa Siemens Sociedad Anónima, por un valor de 145.538.886 pesos, quedó estipulado que una vez concluyeran los arreglos y se entregaran las obras al municipio, sería este último el encargado de asumir el mantenimiento de los semáforos por espacio de cinco años.

El inconformismo de la gente no se hizo esperar, especialmente estudiantes de la Institución Educativa Soacha para Vivir Mejor y de las universidades UDEC y Uniminuto.

“Me parece irresponsable y abusivo que jueguen con nosotros porque no es la primera vez que se daña este semáforo, y si bien ya mandaron Policía, ellos están hasta determinada hora y cuando uno necesita pasar tarde, le toca arriesgar la vida porque no hay de otra”, estipuló Mercedes Pinto, estudiante de sistemas.

“Es un peligro tanto para el conductor como para el peatón, porque es una vía rápida y de mucha afluencia vehicular. Es inconcebible que esto lleve más de 8 días y siga dañado, pareciera que a la alcaldía no le importara la vida de las personas”, agregó Nieves Suárez, residente en el centro de Soacha.

La Secretaría de Movilidad de Soacha supo del daño prácticamente el mismo día que el semáforo dejó de servir, pero sus funcionarios no hicieron nada, y ahora muchos estudiantes y padres de familia deben arriesgar sus vidas para cruzar la vía en medio de vehículos que transitan a alta velocidad.

“Pues de día hay Policía que regula los pasos para evitar que la gente se mande entre los carros, pero hay momentos en que no hay nadie y se torna un cruce peligroso porque esta semana un carro alcanzó a atropellar a un muchacho que iba en bicicleta, además después de las 6:00 p.m. no hay nadie y toca pasar a la fuerza”, indicó Camila Andrea Soto, estudiante de la UDEC.

Lo que es inaceptable es que este semáforo nunca ha funcionado bien. Cuando a mitad de 2017 se arregló, venía de un año sin servicio, lo que indica que no es la primera vez que sucede lo mismo.

Ahora la palabra la tiene la Secretaría de Movilidad, dependencia que guarda silencio y no se manifiesta al respecto.