Aunque faltan escasos tres meses para vencerse el plazo estipulado por el alcalde Juan Carlos Nemocón, quien en repetidas ocasiones ha asegurado que el sistema masivo de transporte Transmilenio entrará en funcionamiento en el mes de diciembre, el fin de semana el mandatario reiteró de nuevo que los articulados comenzarán a operar hasta San Mateo antes de que finalice el año.


Sin embargo, Nemocón fue claro y aseguró que aunque Transmilenio ayudará bastante a la movilidad en el corredor Soacha Bogotá, no solucionará de tajo el problema.

“Nos hemos puesto como meta que en Diciembre llegue Transmilenio, el sistema que tanta falta le hace al municipio, pero que no será la solución definitiva a los problemas de movilidad que tenemos, porque con los articulados apenas se solucionará en un 25% esos vacíos, es decir, que sólo unas 30 mil personas podrán acceder al sistema diariamente”, aseguró el burgomaestre.

Para el alcalde es claro que hay que recuperar las cuatro estaciones que entrarán en servicio en el mes de diciembre, teniendo en cuenta que la Estación de Integración no alcanza a terminarse, además de poner en servicio los puentes vehiculares de Mercurio y Terreros, y los peatonales que faltan, ya que según Nemocón, “las licitaciones para los puentes peatonales de San Mateo y calle 22 ya están listas y el de Mercurio ya fue adjudicado”.

Uno de los problemas que los habitantes consideran delicado es el tema de la alimentación. “El alcalde ha venido hablando de poner en servicio Transmilenio en diciembre, pero no vemos que se hable nada de los alimentadores. ¿Quién va a prestar ese servicio?, ¿Cómo llegaremos hasta las estaciones?, preguntó Ómar Ortiz, habitante de la comuna uno de Soacha.

Para Nemocón es un tema que ya está solucionado temporalmente, mientras se adjudica definitivamente el servicio de alimentación en el municipio. “Tendremos unas rutas especiales que van a salir de cada una de las terminales para que la comunidad pueda salir desde los diferentes sectores y llegar a las Estaciones. Es un servicio especial donde no hay sube y baja, no hay competencia con el transporte urbano, sencillamente se suben en el paradero y llegan directamente a San Mateo sin parar por el camino”, aseguró.

El alcalde aclaró que inicialmente es un servicio por el que se pagarán alrededor de 500 pesos, debido a que la alimentación es temporal. “Tengamos en cuenta que hoy pagamos 1450 pesos para llegar hasta el portal y allá comprar el tiquete para acceder al sistema, y si a eso le sumamos el tiempo que nos gastamos hasta Bosa, que muchas veces son 45 minutos o más, pues cuando lleguen los articulados nos economizaremos tiempo y plata”, aseveró.

Según el alcalde, también está previsto el sistema de acceso a las estaciones, que se hará inicialmente por medio de pasos controlados por la Policía a través de los semáforos.

En estos tres meses, la tarea es acondicionar las estaciones y los carriles exclusivos, y concluir los dos puentes vehiculares y algunos peatonales. Es claro que los articulados comenzarán a operar sin que se concluyan obras como el espacio público y la estación de integración San Mateo, pero para los habitantes de Soacha es un comienzo que servirá para que después de once años, los famosos buses rojos inicien su operación dentro del municipio.