Transcurre el año 1948 y la Guerra Fría ha llegado a Chile. En el Congreso, el senador Pablo Neruda acusa al gobierno de traicionar al Partido Comunista y es desaforado por el Presidente González Videla. De inmediato se ordena su captura, pero no alcanza a huir del país, por lo que se ve forzado a la clandestinidad.


Inspirado en su nueva vida como fugitivo, Neruda escribe su épico Canto General. Lo que pocos sabían es que, pese a lo dramático de la situación, Neruda parece disfrutar de ella, en especial su lucha con su perseguidor, Peluchonneau, juega con él, deja pistas para que la persecución sea peligrosa e íntima, transformando al poeta en símbolo de libertad y una leyenda. Esta es la esencia de Neruda, la nueva película de Pablo Larraín, recordado por películas como ‘Fuga’, ‘Tony Manero’, ‘No’, además de ‘Jackie’, protagonizado por Natalie Portman.

“Vemos y sentimos a Pablo Neruda como un creador tan complejo, extenso y prácticamente infinito, que es imposible meterlo dentro de una caja, dentro de una sola película que pretenda configurar o definir su personalidad y su obra de manera acabada y definitiva. Por eso elegimos la fuga, el policial y la leyenda literaria. Para nosotros Neruda es un biopic falso, porque no nos tomamos tan en serio la idea de retratar al poeta, sencillamente porque no es posible. Por eso decidimos elaborar una película desde la invención y el juego. Para que la audiencia pueda volar con sus poemas, su memoria y su ideología comunista de guerra fría”, comentó el director.

Neruda, una cinta protagonizada por el actor mexicano Gael García Bernal, quien ya había trabajado con Larraín en la cinta ‘No’, y quien ahora interpreta al encargado de perseguir al poeta.

“Pablo Larraín es un director que ya nos conoce muy bien. Nos ha visto muchas veces tirarnos al vacío en el set. Es por eso, y por la amistad que hemos forjado en el trabajo y fuera de él, que nos tiene tomada la medida. Gracias a la sensibilidad y arrojo de nuestro director, es como llegamos a involucrarnos en esta película de dimensiones épicas, enfocados en la parte más sutil y sublime: la poesía. Sin duda hay muy pocos directores que tienen esa valentía y ese talento para sumergirse al fondo de la nieve de la creación”, comentó Gael García.

Fuente: ElColombiano.com