El menor salió por un mandado cuando fue arrollado en Bogotá por una camioneta que conducía una mujer. La policía obligó a la conductora a trasladar al niño, pero en el hospital desapareció.

Asegura la madre del niño de 10 años que el caso sucedió en el barrio Britalia, sur de Bogotá, cuando su hijo salió a hacer un mandado.

Familiares del menor dicen que la conductora atropelló al niño e intentó escaparse, pero fue detenida por policías que estaban en la zona y la obligaron a subirlo a la camioneta y llevarlo a un hospital. No obstante, la madre se mostró molesta porque dijo que el procedimiento se debió haber hecho por SOAT y para ello se tuvo que esperar una ambulancia.

Añadió la progenitora que los policías eran los del cuadrante y que no llamaron a los de tránsito, incluso cuando llegaron al hospital se fueron, situación que aprovechó la conductora para escaparse.

El menor atropellado fue trasladado al hospital de Roma con contusiones en la cabeza y raspones en brazos, dedos y en la cara.