Gracias a la gestión de la Junta de Acción Comunal de la vereda Bradamonte de Sibaté, en cabeza de su presidente Deogracias Jaimes Pineda, más de 600 niños y adultos de la región disfrutaron una tarde de esparcimiento con motivo de la celebración del día del niño.


dia-nino.jpg

Desde hace tres años la JAC de Bradamonte empezó a realizar el evento para los niños y niñas de la vereda, sin embargo en esta ocasión quisieron llevar la alegría a cientos de menores de todo el sector que pertenece al Páramo de Sumapaz.

“Quisimos reunir a ocho veredas, seis de Sibaté, una de Pasca y otra de Soacha, para llevar alegría a la mayor cantidad posible de pequeños, ya que ellos tienen muchas dificultades para ir a los respectivos cascos urbanos, motivo por el que no pueden celebrar su día en vecindad”, manifestó Deogracias Jaimes.

Para que el evento fuera posible, los integrantes de la JAC de Bradamonte gestionaron regalos y ayudas en diferentes entidades, empresas y autoridades.
“Por la misma distancia los niños de las veredas nunca han recibido atención de la administración municipal, tampoco han podido contar con su presencia. Gracias a entidades como la Corporación Autónoma Regional Soacha – Sibaté (CAR), una fundación de Sibaté que nos aportó un parque, al igual que la policía. De esta manera los niños pudieron disfrutar de diferentes actividades y recibieron dulces y maíz pira, entre otras cosas”, aseguró el presidente.

Debido a la importante afluencia y colaboración de la misma comunidad de Bradamonte y las veredas vecinas, durante la actividad se ofreció a los asistentes diferentes opciones de entretenimiento y una amplia variedad platos, con los que se pudo obtener los recursos suficientes para la realización de los distintivos que identificarán a los integrantes de la Junta de Acción Comunal de Bradamonte.

“Hicimos actividades para los adultos, entre ellas un campeonato relámpago de mini tejo, una carrera ciclística al interior de la vereda y un baile tradicional que hace parte de las costumbres y cultura de Bradamonte. Para los niños preparamos trampolines, parques infantiles y varias actividades lúdico recreativas”, resaltó el presidente.

El excelente comportamiento y la colaboración de todos los asistentes, desde los más pequeños permitió que la celebración se extendiera hasta la noche, conjuntamente los niños disfrutaron como si se tratase de la celebración de Halloween.

“La invitación fue atendida por cerca de trecientos niños, acompañados de sus familias. Gracias a la colaboración que tuvimos pudimos ofrecerle dulces en grandes cantidades a todos, sin excepción alguna, e incluso sobraron treinta paquetes que esperamos sean de beneficio para las actividades venideras”, destacó.

Para culminar, el agradecimiento por parte de los pequeños resaltó la necesidad de realizar actividades de este tipo con mayor frecuencia en los sectores que debido a su lejanía impiden que los pequeños puedan disfrutar de su niñez con la misma plenitud con la que lo hacen los habitantes de las zonas centro de los municipios.