A pesar de las recientes capturas por parte de la Policía y de los operativos frecuentes para combatir el delito, los casos de inseguridad no paran en la ciudad. Hechos como el presentado en el barrio Juan Pablo II o los constantes robos y atracos en San Mateo, son muestra de la cruda realidad que vive el municipio de Soacha.


robo.jpg

A Camilo Sepúlveda le pasó un hecho inusual el pasado martes. Tenía que desplazarse urgente entre el centro de Soacha y el sector de San Mateo, para ello le pidió el carro prestado a un compañero de trabajo para poder ir más rápido y seguro. Al llegar al conjunto donde vive, cerró el carro y subió al apartamento a sacar unos documentos que necesitaba, pero del afán olvidó su Tablet y la dejó dentro del vehículo.

“No me demoré más de cinco minutos y cuando bajé le habían roto el vidrio al carro por llevarse la Tablet. Ahora me toca pagar los daños y mirar cómo me compro otro aparato”, narró el afectado.

Otro caso fue el que vivió la propietaria de una vivienda en el barrio Juan Pablo II de la comuna seis. Cuatro ladrones violentaron la chapa del portón de entrada y se llevaron dos televisores y otros artículos de valor. Lo inusual de este hecho fue que el perro que cuidaba la casa se les escapó a los ladrones y llegó corriendo con actitudes extrañas al sitio donde se encontraba la dueña, quien inmediatamente se devolvió.

“El perrito llegó asustado a donde nosotros estábamos, su actitud era muy rara, además que nunca lo dejamos en la calle, entonces de inmediato nos devolvimos y al llegar encontramos la puerta violentada y nos dimos cuenta de robo”, narró la propietaria.

Pero las quejas de inseguridad se extienden a otros sectores de Soacha. Robos a viviendas, atracos a mano armada, raponazos, venta de estupefacientes, asaltos a vehículos de servicio público y el hurto de celulares por parte de menores de edad, son las quejas más frecuentes de los ciudadanos.

“La semana pasada yo iba caminando por una calle de Compartir cuando de repente se bajó un tipo de una moto y me encañonó con un revólver. Me pidió el celular y la plata, la verdad uno queda atónito y no reacciona; bueno, afortunadamente no me pasó nada, pero se llevaron mis pertenencias”, narró el afectado.

Y casos como los descritos son frecuentes en las calles y barrios de la ciudad, por eso la ciudadanía reclama más presencia de uniformados y estrategias para combatir a los delincuentes. La comunidad reconoce el trabajo adelantado por las autoridades contra las bandas de microtráfico, pero exige mejores estrategias y más compromiso por parte de la Policía para cuidad a los ciudadanos de bien.

Foto portada: portalnews.co