Preocupante ver como nuestro municipio es catalogado como uno de los más grandes del país pero se sigue pensando en pequeño…Soacha crece a un ritmo acelerado y alarmante pero su planeación organizacional, territorial y administrativa se sigue viendo como la de un pequeño y olvidado pueblo de hace un siglo.


Observamos totalmente despreocupados como en nuestro territorio están proliferando las soluciones de vivienda, los grandes megaproyectos de construcción de casas y apartamentos con más de cien mil (léase bien: 100.000) viviendas proyectadas en los próximos cinco años y poco analizamos el impacto que esta sobrepoblación de personas generara en nuestro querido pero vapuleado Soacha. Cien mil viviendas nuevas implican como mínimo y contando apresuradamente por lo menos doscientos mil (sí…200.000) habitantes más para nuestro municipio, un numero gigante de personas de tendrán que desplazarse dentro del municipio y hacia Bogotá, que tendrán que alimentarse, vestirse, educarse y en fin, vivir junto a nosotros.

Si hablamos de planeación, parece que los únicos que la tienen clara son los grandes comerciantes, quienes ya se están preparando con proyectos de infraestructura descomunal como los súper centros comerciales que se anuncian por todas partes, las grandes cadenas de supermercados que ya tienen dos o más proyectos dentro del municipio y las grandes marcas que se están posicionando de a poco y en silencio en el sector. Sin embargo, quienes aún no hemos entendido la dimensión de este crecimiento no solo somos los cotidianos habitantes de Soacha, sino por desgracia, también sus gobernantes.

Si hablamos del tema del transporte y la movilidad, preocupa sobremanera saber cómo se va a solucionar la sobrecarga de demanda en el sector público (ya de por si caótico) y el aumento considerable del flujo vehicular privado en los ya pésimos corredores viales de nuestro pueblo, si pensamos que un Elefante Blanco como los escasos cinco o seis Kilómetros del Transmilenio llevan ya casi diez años en diseños y construcciones (convirtiéndose en una verdadera vergüenza nacional de ingeniería y obras), que la avenida paralela a la autopista es una verdadera trocha de la época de la independencia, que por ningún lado se vislumbran vías o puentes de intercomunicación entre un lado y otro de la Autopista sur y que no existen mínimos proyectos para nuevas vías internas y que comuniquen Soacha con Bogotá, el panorama es bastante desolador y triste, especialmente para quienes días a día trabajan en las lejanas y modernas (?) tierras de la Capital.

Y ni que pensar de la infraestructura en el área de la Salud donde escasamente contamos con un pequeño e incompleto Hospital Municipal, de la Educación en donde se pregona la calidad y la cobertura sin entender que nunca se lograra una verdadera y buena educación en colegios con salones hacinados (50 o más estudiantes por salón), de la seguridad urbana y rural en una población en la que apenas tenemos un policía por cada dos mil habitantes, de los servicios públicos en donde al más mínimo aguacero la mitad del pueblo se inunda, las basuras proliferan y la luz se va todas las semanas.

En fin, es hora de que Soacha despierte y empiece a pensarse como lo que es y será en los próximos años, una verdadera Ciudad de este siglo, es hora de crear un observatorio municipal que presente proyectos y vías de solución a los grandes problemas que se avecinan, es hora de que nuestros gobernantes y nosotros como pueblo empecemos a analizar y proyectar nuestro municipio hacia lo que debe ser, una ciudad del siglo XXI….Estamos advertidos….