Nuestros mejores hijos

Desde hace muchos años el mes de abril trae a nuestra tierra el recuerdo de dos figuras que son orgullo permanente de Soacha. Y decimos esto porque en él fallecieron dos personajes de suma importancia que, durante muchos años, fueron olvidados a ciencia y paciencia de quienes estando obligados a reconocerles no lo hicieron, porque fueron inferiores al mandato que les confirió el pueblo y no cumplieron oportunamente.


Nos referimos a Eugenio Díaz Castro y a Manuel Vicente Rojas Rincón. El primero, escritor costumbrista nacido en Soacha el 5 de septiembre de 1803 y muerto en Bogotá el 11 de abril de 1.865, en donde se le sepultó, y célebre por ser el autor de La Manuela, considerada en su época la novela nacional y una de las iniciadoras del género costumbrista en Colombia, además de innumerables cuadros y artículos publicados en el periódico El Bien Social, El Mosaico, Biblioteca de Señoritas y La América. Con José María Vergara fundaron la tertulia literaria de El Mosaico, a la que se unieron José Joaquín Borda, José Manuel Marroquín, Medardo Rivas, Manuel Ancízar, José María Samper, José Manuel Grat, José Caicedo y Rojas, Juan de Dios Restrepo y José David Guarín, es decir, la crema literaria de la época.

Enfermo escribió El rejo de enlazar, Los Aguinaldos en Chapinero y 32 capítulos de Pioquinto o El Valle de Tenza, que no alcanzó a terminar por haber muerto en la fecha ya expuesta.

Por otro lado, en enero de 1.942 es creado en Soacha el Colegio Bolívar por el párroco soachuno Manuel Vicente Rojas Rincón, e inició sus labores docentes en la casa de dos pisos ubicada en la calle 13 entre carreras 5a y 6a, en ese entonces propiedad de Lisandro Bogotá, con un puñado de niños y jóvenes que carecían de un centro que los acogiera en sus primeros años lectivos. Al año siguiente se trasladó el Colegio a la casa de enfrente, propiedad de la familia Ramírez Sánchez, comprada por su fundador mediante partida incluida en el presupuesto municipal, a nombre del Colegio Bolívar y entregada como auxilio.

Ese aporte del municipio dio lugar a que años más tarde un concejal soachuno pretendiera sin siquiera sonrojarse, hacerle creer a la gente que él había sido el fundador del hoy tan importante centro educativo, pero no pudo desmentir la real historia que hoy recordamos a nuestro pueblo, porque nadie más que Manuel Vicente Rojas Rincón fue su real fundador, poco tiempo después de haber fundado en Fusagasugá, donde también fue párroco, el Colegio Ricaurte. Años más tarde Rojas Rincón fue rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario de Bogotá.

A partir de la fecha de fundación del Colegio Bolívar no creemos que haya existido un solo niño de Soacha que no haya sido alumno de esta institución. En 1944 había únicamente hasta primero de bachillerato, de manera que al año siguiente, terminado el ciclo lectivo, fueron a estudiar a Bogotá en San Bartolomé, los primeros soachunos salidos del Bolívar, Heliodoro Noguera y Fulgencio Bogotá. Al siguiente año para la Normal, Carlos Romero y Jaime Mayorga, vecinos de El Charquito. En 1947 terminado el 2º de Bachillerato, se instalaron en el Colegio Mayor de San Bartolomé, para terminar su bachillerato Roberto Vejarano, Humberto Lizarazo, José Ignacio Galarza M. y Pedro Julio Peñaloza, el primero. Posteriormente para el Rosario, Gonzalo Monroy y José María Sánchez. Para iniciarlo, años después, Gonzalo Escobar Vázquez.

Hablar del servicio prestado a la sociedad por el Colegio Bolívar, máxime cuando ya es mixto, sería redundante porque es numeroso el grupo de bachilleres salidos de sus aulas y muchos los que hoy triunfan en diferentes profesiones liberales a lo largo y ancho de países, o aún en nuestra propia tierra o en exterior, porque han sido más de 70 años los servicios prestados a los estudiantes que se hicieron allí, así como a nuestros propios hijos que también cumplieron y hoy ejercen con éxito profesiones liberales en su tierra o en el exterior. Y como también, todos los profesores son responsables de sus alumnos. Gracias a todos.

cargando...