Uno de los soldados muertos en el Caquetá era de Soacha

A comienzos de enero pasado, dos jóvenes decidieron irse a prestar el servicio militar porque querían experimentar cómo era la vida en el Ejército, incluso no descartaban incorporarse a las filas y continuar su carrera como opción de vida. Hoy, ambos están muertos y aún no se sabe qué pasó.


Los jóvenes fueron trasladados al fuerte militar de Larandia en el Caquetá y asignados al Batallón de Infantería Nª 35 Héroes del Guepi. Allí comenzaron a prestar su servicio y el pasado 8 de abril desaparecieron junto a un tercer soldado.

La versión de Ejército es que los tres jóvenes se evadieron de sus actividades militares. De inmediato comenzó la búsqueda, pero una semana después llegó la noticia que dos de ellos habían sido encontrados ahogados a la orilla de un río por un lanchero de la zona. El tercero regresó al batallón.

Uno de los jóvenes muertos era de Soacha y el otro de Bosa. Dicen sus familias que se fueron a prestar el servicio militar al departamento del Caquetá por amor a la institución, porque querían seguir la carrera militar, por lo tanto rechazan la versión del Ejército al afirmar que se habían evadido.

Incluso el padre de unos de los jóvenes viajó hasta el Caquetá cuando se enteró de la fatal noticia, pero en el batallón no lo dejaron entrar ni ver el cuerpo de su hijo.
Las familias de los dos jóvenes piden justicia y que se haga una investigación profunda porque no les cuadra la versión del Ejército.

Por ahora se debe esperar el dictamen de Medicina Legal y los resultados de la investigación para conocer qué fue lo que originó la muerte de estos dos jóvenes de 20 y 21 años.

cargando...