La CAR de Cundinamarca emitió una nueva sanción en la zona conocida como Bagazal, en la localidad de Chapinero por presentar algunas irregularidades.


El proceso sancionatorio se abrió con ocasión a la flagrancia identificada el pasado 13 de mayo cuando, en compañía del Distrito, se llevó a cabo un operativo donde se registró y se decomisó la motobomba que estaba captando agua de la quebrada Rosales.

El recurso hídrico, por medio de la motobomba y la manguera de 1.5 de diámetro, estaba beneficiando al predio de propiedad del grupo Inversiones IMACO, quien tendrá que pagar a la entidad el valor de $23’885.021 por la actividad realizada en contravía con la norma ambiental, pues no contaban con la concesión de aguas superficiales.

Es importante mencionar, que la construcción realizada en el predio Lote 3 Arrayan, que cuenta con un área de 7.374,9 mts2 y que se encuentra un 93% en zona de rehabilitación y un 7% en zona de conservación de los Cerros Orientales, es una edificación preexistente; es decir, que fue cimentada antes del 2005 y por eso tiene derechos adquiridos, según la sentencia proferida por el Consejo de Estado en el 2013.

Adicional a la multa pecuniaria exigida por la CAR, el grupo inversiones Imaco, tendrá que cumplir con unas medidas de compensación por el riesgo de afectación al recurso, relacionado con la disminución de caudal necesario para la preservación ecológica de la fuente hídrica.

Dichas medidas involucran la siembra de 100 individuos arbóreos de especies nativas, con una altura mínima de 0,8 metros y con distancias no menores a seis (6) metros entre sí. Así, la presente sanción es la segunda impuesta por la CAR en la zona de Bagazal.

Fuente: Wradio.com.co