Como una novela de nunca acabar se protagonizó hoy un nuevo capítulo por el tema de los vendedores ambulantes de la calle 13 de Soacha. Esta vez la protesta fue por la decisión de la administración de impedir la instalación de puestos en esta vía del centro de la ciudad.


La escena más importante de este nuevo capítulo de la película comenzó ayer cuando hacia al medio día se reunió el Secretario de Gobierno Óscar Rodríguez con los representantes de los vendedores, Yaneth Angarita, de la Corporación Nacional de Comerciantes Informales de Soacha CORAIN y el señor Eibert Montes Medina, delegado de la Asociación Soachuna de Vendedores Informales Unidos ASVIU, en donde básicamente se socializó la propuesta de reubicación por parte de la Administración Municipal y como para repetir la ‘toma’, los vendedores la rechazaron. Después de la reunión se hizo un pare y hoy, muy temprano, cuando los vendedores llegaron a instalar sus puestos encontraron la calle 13 llena de policías que tenían la orden de impedir que ellos se ubicaran allí.

La reacción no era para menos. Un puñado de vendedores, que no pasó de 30, se tomó por el término de media hora un espacio de la calle 13 con carrera séptima y bloqueó el paso de vehículos sin que se hubiera presentado reacción por parte de la Policía. Reclamaban derecho al trabajo y exigían una reubicación digna.

La molestia de los vendedores giró en torno a lo mismo que se ha discutido en más de una ocasión. La Administración Municipal insistió de nuevo en enviar a los vendedores a la ‘carrilera’ o cra 5, aunque esta vez se incluyeron otros dos sitios: El lote de Transmilenio ubicado en la Autopista, entre calles 13 y 14, y la parte interior de la Plaza de Mercado. Pero una vez más los protagonistas de las ventas, dijeron que NO.

“Llevan cuatro años hablando de una reubicación para los vendedores informales y no ha habido ninguna solución por el problema que ha habido con el alcalde y cada vez que cambian un secretario de gobierno es lo mismo. Esto es un irrespeto”, expresó Yaneth Angarita, integrante de la Corporación Nacional de Comerciantes Informales de Soacha CORAIN.

“A nosotros nos han llevado dos veces para allá, para la carrilera y nos ha tocado devolvernos porque ese es un sitio antihumano cuando llueve, cuando hace sol y viento, entonces es imposible trabajar en ese lugar. Yo no entiendo por qué el municipio le ha quedado grande ayudarnos, ellos nunca tienen nada para los vendedores, llevo 20 años acá y todas las veces dicen lo mismo”, dijo Bety Guzmán, vendedora ambulante de la calle 13.

Y así uno a uno quiso transmitir su inconformismo, pero la queja fue la misma. ‘La Administración no ha hecho nada por adecuar un sitio digno para despejar la calle 13”.

Pero los protagonistas de la película que representan a la Administración Municipal no aparecieron, por lo tanto esta novela, en medio de la lluvia y a postras de la temporada decembrina, sigue inconclusa y seguramente vendrán muchos capítulos más.

Mientras llega ese momento, que de nuevo será observado por quienes a diario transitan por la calle más congestionada del centro de la ciudad, y mientras los policías se pasean lentamente de arriba a abajo como cuidando que los personajes secundarios no entren a al set, algunos vendedores observan con sigilo para tratar de evadir a la autoridad y participar del desarrollo de esta novela que se ha vuelto ‘aburrida’ para los habitantes del municipio que reclaman a gritos una política efectiva que organice el espacio público en la ciudad.

CONTINUARÁ…