Japón y la ONU anunciaron la donación de más de 2,5 millones de dólares para reforzar la seguridad en el municipio de Soacha, que según el Ministerio nipón, es afectado por «violencia y pobreza extrema».


En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país asiático recuerda que “los casi 50 años de conflicto armado y la existencia de carteles de droga en Colombia han causado un gran número de desplazados internos, muchos de los cuales se encuentran en Soacha”.

Dice el comunicado del Ministerio nipón, que Soacha «afronta amenazas como la pobreza extrema, el desempleo, la violencia social y sexual y el acceso deficiente a los servicios sociales básicos», motivos por los cuales el Gobierno japonés y la ONU han decidido conceder una asistencia de más de 2,54 millones de dólares para mejorar las condiciones de los grupos más vulnerables, la gobernanza local, dar mayor poder a las comunidades y fomentar su acceso a servicios sociales de calidad.

El proyecto incluirá, entre otras cosas, mecanismos de control sobre los derechos de mujeres, niños y desplazados, y potenciará los servicios sanitarios y educativos para los más vulnerables, así como su seguridad alimentaria.

La iniciativa se aplicará en colaboración con distintas oficinas de Naciones Unidas, como UNICEF o el Fondo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), además de la Organización Panamericana de La Salud (PAHO).

Según el comunicado, el programa está impulsado por el Fondo de Naciones Unidas para la Seguridad Humana (UNTFHS), establecido en marzo de 1999 gracias a la contribución económica de Japón.

Fuente: Efe