Sorpresivamente y sin contar con la autorización del municipio, la Car coordinó un operativo de cierre contra los frentes de explotación de carbón a cielo abierto en la vereda Panamá, a raíz de la negativa de quienes se dedican a esta actividad, de cumplir con la normatividad para evitar la contaminación.


El operativo, apoyado por hombres de la Sijin, se realizó este martes contra los cinco frentes de trabajo que agrupa a los carboneros del municipio, a través de Coopromadecarbón. Pero la intervención de las autoridades no sólo incluyó el cierre de los hornos y el decomiso del carbón, sino que las 91 personas que estaban trabajando fueron detenidas y conducidas al comando de policía debido a que se encontraban haciendo una actividad ilegal.

“Sorpresivamente hoy nos llegó un allanamiento que tiene detenidas a cerca de cien personas, eso lo hizo la Sijin, allá quedaron los hornos, decomisaron el carbón y estamos esperando que la Fiscalía defina la situación, especialmente a las mujeres porque los niños están solos en las casas. Esperamos que se cumplan los protocolos y que los suelten lo más pronto”, expresó Norberto López, presidente de coopromadecarbón, la Asociación de Carboneros de Soacha.

López manifestó que son cerca de 500 personas las que dependen de esta actividad y resaltó que el oficio principal es reciclar la madera. “No talamos árboles, somos recicladores de madera, diariamente llegan alrededor de 500 toneladas y de ahí es de donde sacamos el carbón. Qué pasaría entonces si no la quemamos?, quien la recibe?, porque lo que nosotros hacemos es recibirla, procesarla y luego surtir a los asaderos de Bogotá”.

Municipio explica la ilegalidad de los ‘carboneros’

Jonh Pedro Cometa, director de Gestión Bioambiental del municipio, explicó que desde junio de 2008 y en octubre del mismo año se cerraron unos frentes de explotación de quemas de carbón a cielo abierto, debido a la alta contaminación que esta genera y con el fin de cumplir la normatividad establecida en la ley 99 de 1993.

“Se había venido conciliando con ellos el tema de la construcción de unos hornos para confinar el material que van a quemar y no emitir emisiones atmosféricas, presentaron un proyecto ante la Car con unos filtros que aparentemente mitigan el problema de la emisión. La Car les avaló el proyecto, se los certificó y determinó que era viable, pero en estos momentos se encuentran en una zona de protección ambiental que es la ronda de los 300 metros del perímetro urbano con el sector rural; ahí no se puede desarrollar esa actividad, así estén con hornos confinados y no emitan emisiones. Lo que estamos tratando de evaluar en este momento es si en el sector rural del municipio puede desarrollarse esta actividad, obviamente con la certificación de la Car que estipule que no tiene problemas de emisiones atmosféricas; para esto se van hacer unos ensayos previos y se está evaluando qué predios podrían contemplarse para el desarrollo de esta actividad. Pero hay que dejar claro que la quema a cielo abierto no se puede permitir desde ningún punto de vista, si no implementan los hornos en el posible sitio que pueda determinar la administración y no se hacen confinados y con una tecnología adecuada, no puede funcionar esa actividad en esa zona”, indicó Cometa.

El funcionario agregó que la administración está evaluando si dentro del POT cabe ese tipo de industria, dependiendo de las emisiones que pueda llegar a generar esta actividad y el sitio donde pueda ser ubicado. “También se les ha presentado alternativas de solución; durante estos dos años y medio se les ha reiterado que cambien de actividad y no han entendido”.

Finalmente dijo que la Dirección de Desarrollo Económico está en disposición de orientarlos para el cambio de su actividad, apoyarlos en consecución de recursos, créditos y contactos con entidades y ong’s, pero siempre y cuando cumplan con una actividad legal.