Con la llegada de las fiestas de fin de año aumentan los programas de fiscalización y control para combatir la falsificación de licores e impedir el contrabando de bebidas nacionales y extranjeras, medida que conlleva a la protección de la salud de los consumidores.


Así lo confirmó Harold Ferney Parra Ortiz, director de Rentas de la Secretaría de Hacienda de Cundinamarca, al tiempo que anunció que en el Departamento ya se adelantan este tipo de operativos. “Estamos regulando la entrega de estampillas y en unión con la Policía lideramos operativos para determinar en qué lugares se producen o guardan licores adulterados. Trabajamos para contrarrestar el contrabando y con visitas a las empresas productoras nos estamos cerciorando que el producto que sale al mercado es el que está siendo reportado en materia tributaria. Nuestro propósito es garantizar el bienestar de los ciudadanos y proteger las rentas departamentales”, afirmó.

El Funcionario señaló que este año ha sido particularmente complejo en el recaudo del impuesto al consumo porque los ingresos han disminuido sustancialmente, lo que se atribuye, de un lado a la crisis económica que ha hecho que el consumo de licores baje y se aumente el consumo de cerveza, hecho al que se suma que los recursos por venta de cerveza que se hace en Bogotá no entran a las arcas departamentales.

Por otra parte, para tener las cuentas claras, la Dirección de Rentas se dio a la tarea de prohibir la departamentalización de licores importados que no van a ser vendidos en Cundinamarca, es decir, se prohibieron los reenvíos y ahora sólo se están registrando los ingresos reales del Departamento. “Los reenvíos es una figura que se presenta cuando el Departamento legaliza una mercancía que luego va a ser vendida en otro Departamento. Esta situación nos estaba generando falsas expectativas y encontrábamos que los saldos de ingresos a pesar de recibir 2.000 o 3.000 millones de pesos, eran negativos porque se efectuaban reenvíos en valores superiores y tocaba devolver la plata”, explica.

En este sentido aclaró que con la medida se lograron disminuir los porcentajes de reenvíos que pasaron de 40% al 4%, aspecto que evidencia los ingresos reales del Departamento con una claridad del 96%.