Jorge Eduardo Carranza, director de Fiscalías seccional Bogotá, reveló este que se le remitió un oficio de la Secretaría de Salud en el que se ordena cerrar las celdas de las Unidades de Reacción Inmediata (URI), sino se supera el hacinamiento que se presenta en estos lugares y las condiciones de salud de las personas que se encuentran recluidas.


Carranza manifestó que se da un plazo de cuatro días para superar estos problemas o, de lo contrario, se procedería a cerrar las celdas de las URI de la capital del país. «Imagínese si en Bogotá no tenemos las celdas de paso para conducir a aquellas personas a las que se les dicta orden de captura, como homicidas, violadores. ¿Qué vamos a hacer?, ¿A dónde los vamos a llevarlos?», advirtió el funcionario.

Ante esta situación, Carranza le pidió al Distrito que se permita el traslado de las personas que se encuentran detenidas en las URI hacia la Cárcel Distrital. Además, le pidió al Ministerio de Justicia y al Inpec para que se tomen medidas de fondo que permitan poner fin a los hacinamientos que se presentan en estos lugares.

Según Carranza, en las cuatro URI de Bogotá hay una sobrepoblación de un 200 por ciento, que reflejan que hay más de 320 detenidos, mientras que las estructuras judiciales están dispuestas para 100 personas.

El anuncio de Carranza contrasta con el que realizó la cartera de Justicia el pasado fin de semana, cuando se anunció un acuerdo con la Alcaldía de Bogotá para que algunos de los recluidos que se encuentran en las URI puedan pasar temporalmente a la Cárcel Distrital. Esta solicitud, dice Carranza, no se ha podido realizar por la Secretaría de Gobierno.

El compromiso del Distrito, según el Ministerio de Justicia, es recibir a 200 sindicados de baja peligrosidad y construir un cronograma de traslados que solucione la situación que presentan las URI de la capital del país. En este acuerdo, participaron el Inpec, la Fiscalía General y la Defensoría del Pueblo.

Farid Bevanides, viceministro de Justicia, manifestó que esta medida equilibra temporalmente esta situación. “Esperamos que el Distrito recibas a estas 200 personas sindicadas, pero se debe tener en cuenta que la obligación final es que sean ocupados todos los cupos disponibles en este establecimiento, que son 350, esto con personas en detención preventiva”, advirtió Benavides.

Fuente: El colombiano.com