La segunda jornada de protestas en conmemoración al primer año de la muerte de Javier Ordoñez, dejó personas heridas, cajeros saqueados, vidrios de buses y bancos destruidos, una ambulancia averiada y 10 manifestantes capturados.

Las manifestaciones se concentraron en 16 puntos de Bogotá, y durante el día y la tarde todo transcurrió de manera pacífica, incluso en varios sitios hubo actos culturales, como en Verbenal donde se dio un concierto de música alternativa en memoria de los tres manifestantes que en 2020 perdieron la vida.

Pero llegada la noche todo cambió. Es seis sitios de las localidades de Usme, Kennedy, Suba, Bosa y Engativá fue necesaria la presencia del Esmad por culpa de vándalos que la emprendieron contra los buses del SITP, entidades bancarias, CAI, comercio y sitios públicos de la capital.

En el sector La Gaitana de Suba, un grupo de manifestantes se reunió para quemar contenedores de basura y algunos pretendieron vandalizar las instalaciones del CAI, pero el Esmad intervino y controló la situación.

Otro punto crítico fue el barrio Villa Luz, localidad de Engativá, donde sucedieron los hechos hace un año.  En este sector la vía principal fue bloqueada con contenedores de basura que los manifestantes ubicaron y luego quemaron.  Igualmente destruyeron los vidrios de dos entidades bancarias y algunos locales comerciales.

Entre tanto, la Personería reportó que en Engativá fueron saqueados varios cajeros, y en Usme fue vandalizado un bus del SITP, hecho que dejó una persona herida, quien fue atendida por funcionarios de la entidad.

El balance de nuevo fue crítico para la ciudad: «Se acompañaron 16 actos de protestas, pero se hizo necesaria la intervención en seis ocasiones. Tenemos diez personas capturadas por actos de vandalismo y cuatro uniformados heridos«, puntualizó el comandante de la Policía de Bogotá, brigadier general Eliécer Camacho. También se aprehendieron tres menores de edad durante los enfrentamientos.  

Además, Transmilenio reportó que cuatro buses del sistema fueron vandalizados con grafitis y daños en sus vidrios. Dos vehículos que prestan el servicio troncal, y dos zonales. Finalmente se rechazó la actitud de un grupo de manifestantes, quienes atacaron una ambulancia que se desplazaba a atender heridos durante las protestas.