La pandemia dejó sin empleo a muchas personas, por eso el rebusque se convirtió en una alternativa para generar ingresos y conseguir dinero.

Luego de quedar desempleada, una profesora decidió mirar alternativas de negocio y junto con una de sus tías tomó la decisión de incursionar en la venta de ropa, batidos nutricionales y otros productospara el cuidado del cuerpo.  

Este emprendimiento lleva poco tiempo porque empezó durante el confinamiento a mediados del mes de marzo, y precisamente uno de los obstáculos para ofrecer sus productos fue que no podía contactar a sus clientes de manera presencial, es por esto tuvo que pensar en diferentes maneras de acercarse a sus compradores y ser más recursiva.

Recién empezó la pandemia, esta docente de preescolar se quedó desempleada porque el jardín infantil dondetrabajaba debió cerrar, dejando a muchas de las cuidadoras y profesoras de esta institución desempleadas y viendo qué alternativas tomaban para generar dinero y recursos con el fin de sobrevivir ante la nueva situación. Debido a la crisis, su tíale propuso que le colaborara en la fabricación y venta de ropa; ahora ellas se dedican a este oficio, especialmente ropa para damas y niños, y elaboración y venta de sudaderas.

La fábrica de este emprendimiento está ubicada en San Mateo, comuna cinco de Soacha; allí se encuentra ubicado el satélite, es decir, donde se hace la confección de toda la ropa, especialmente conjuntos para niñas, y sudaderas de niño, dama y hombre, así como los jeans para mujeres y hombres. Esta persona asegura que sus productos se diferencian de otros que están presentes en el mercado local por los altos estándares de calidad que se manejan, ya que “las telas son de primera calidad, no se deterioran ni se destiñen con la primera lavada que se le haga a la prenda en casa”, asegura la docente Alejandra López.

Los clientes de este negocio son muchos y provienen de diferentes zonas del municipio, pero las personas que más compran son las damas que se interesan en adquirir ropa para sus hijos, así como para ellas mismas. Afirma que esta idea de negocio le ha dejado buenas ganancias y tiempo para cuidar a su hija, que tiene problemas de discapacidad.

Pero Alejandra dice que además le ha tocado ayudarse con la venta de productos de Herbalife, que son los que cuidan la figura, además mejoran los hábitos alimenticios y aportan nutrientes para quienes los consumen. Dentro de los productos que ella destaca están los batidos nutricionales que reemplazan las comidas; maneja también el té verde, que ayuda a quemar grasa, y vende además el aloe herbal, que desinflama y cicatriza el sistema digestivo, entre otros, que ayudan con la perdida de grasa y peso.

Para quienes deseen contactar a Alejandra López, lo pueden hacer a través de sulínea de WhatsApp 3132412363, ya sea para adquirir alguna prenda deportiva o conjuntos para niña, sudaderas de niño o jeans, o algún producto alimenticio de la empresa Herbalife.

Por Rafael Rodríguez