Le cambiaron la tarjeta en su domicilio porque los delincuentes hicieron el proceso normal del banco. Le robaron alrededor de 10 millones de pesos.

La víctima recibió una llamada, supuestamente del banco, para que cambiara el plástico de su tarjeta de crédito. La visitaron e hicieron el proceso que en condiciones normales hace la entidad bancaria.

La mujer aceptó la visita, justo por evitar salir en esta ápoca de pandemia, además porque le ofrecieron descuentos y ventajas al cambiar la antigua tarjeta.

La estafadora llegó hasta el barrio Ciudad Salitre de Bogotá, se identificó como funcionaria del banco. le mostró documentos donde aparecían todos sus datos, le entregó una tarjeta nuevecita y en su presencia simuló destruir el plástico viejo, pero realmente no lo hizo.

La falsa funcionaria le entregó a la víctima el nuevo plástico e hizo el proceso normal, hasta llamó a alguien, supuestamente del banco, para avisar que ya había hecho el cambio. Posteriormente salió y se llevó la antigua tarjeta con chip.

Posteriormente se fue de correría por varios establecimientos haciendo compras a nombre de su víctima y hasta comió en un asadero de pollos y pagó con la tarjeta.  Las compras suman unos 10 millones de pesos.

El problema ahora para la víctima es que quedó con una deuda que ella no adquirió con el agravante que no entiende cómo las personas que la visitaron tenían información tan detallada de sus datos personales y bancarios, y cómo sin su cédula pudieron comprar por tan elevada suma.