La afirmación la hizo el concejal del municipio Alonso Rodríguez Chía, quien además invitó a todas las fuerzas vivas de la ciudad a estar atentas y dispuestas a exigir pruebas que certifiquen la no afectación del medio ambiente y la salud misma de las personas.


“Quiero alertar a la Administración, a los concejales, a los secretarios, a toda la ciudadanía de Soacha y los invito a que estemos atentos y le hagamos seguimiento a la construcción de esta planta, que miremos si trae beneficio al municipio. De lo contrario debemos estar muy atentos y unidos, porque si se comprueba que esos químicos volátiles afectan la salud y el medio ambiente, debemos actuar y si es el caso hacer una movilización”, explicó.

Rodríguez Chía dijo que el proceso para la construcción de la planta lleva varios años y que a la mesa de trabajo han asistido varios ex alcaldes del municipio. Incluso agregó que como concejo han solicitado que haya un representante del cabildo, pero insistió en que no ha sido fácil que los inviten.

El concejal manifestó que se solicitará la realización de una mesa conjunta con el departamento y el Distrito para analizar el impacto de la planta con el medio ambiente y la salud de la comunidad.

“La solicitud debe ser por escrito, formal y respetuosa, porque es que el medio ambiente no tiene más que unos pocos que luchan por su conservación, y es que esto se viene haciendo desde el convenio de Bruselas hace unos 20 años, así que debemos estar muy atentos y prestos a defenderlo”, agregó.

Finalmente se mostró preocupado porque a la firma del acuerdo no acudió el alcalde de Soacha Iván Moreno. “No sé si sería que no lo invitaron, o que por sus múltiples compromisos no pudo asistir”, recalcó el concejal.