Cerca de 200 trabajadores de este centro de protección social realizaron un plantón en la mañana de este jueves, reclamando el pago del salario atrasado desde dos meses.

 Desde las primeras horas de este jueves, auxiliares de enfermería, personal de servicio generales, lavandería y cocina que atienden a personas del centro de protección social JJ Vargas,  realizaron un cese de actividades  reclamando que les cancelen el salario atrasado  y denunciando exceso de trabajo, no pago de recargos y horas extras,  y además porque les quitan el 50% del auxilio de transporte.  

“Son más de 600 mujeres con discapacidad cognitiva y tercera edad  las que atendemos  en este centro y necesitan de los auxiliares para su vida,  pero lo grave es que no nos pagan”,  dijo una de las enfermeras que participó en el plantón.

Las directivas del centro no se han pronunciado al respecto, pero para evitar que el plantón continuara, se comprometieron a que en la tarde de este jueves llegarán funcionarios de la Beneficencia de Cundinamarca para tratar de conciliar,  acordar el pago de salarios atrasados y resolver las demás peticiones.

Los participantes del plantón dijeron que esperan una pronta solución, de lo contrario seguirán en jornadas de protesta.  

Finalmente, algunos trabajadores del centro denunciaron que laboran sin las medidas de protección necesarias en medio de la contingencia del COVID-19.