Recientemente el Representante a la Cámara, Rubén Darío Molano, visitó Soacha con el fin de recolectar firmas que apoyen la iniciativa ‘Resistencia Civil’. Algunos sectores ciudadanos del municipio apoyaron la iniciativa, sin embargo para otros, es una contradicción, pues este acto es una clara oposición al proceso de paz que se está gestando a nivel nacional.


El Representante a la Cámara ha venido recorriendo diferentes municipios de Cundinamarca, promoviendo la iniciativa ‘Resistencia Civil’ la cual está centrada en diez cuestionamientos hacia el proceso de paz; las firmas recolectadas en todo el país respaldarán una demanda de inconstitucionalidad del acto legislativo para la paz.

Precisamente, en Soacha, el pasado 9 de junio en el sector del puente peatonal de San Mateo, Molano y su equipo de trabajo realizaron una jornada de recolección de firmas apoyando la iniciativa. El Representante indicó que en un par de horas rápidamente se logró la consecución de aproximadamente 600 firmas, acto que vino acompañado de una ilustración sobre la ‘resistencia civil’ y el desacuerdo sobre cómo se está llevando el proceso de paz.

“No tuvimos necesidad de hacer un proceso muy amplio de difusión de estas ideas porque la gente está muy inconforme con el manejo que el presidente le da al país y particularmente cómo tiene abandonado el municipio de Soacha”, manifestó Rubén Darío Molano, quien además explicó que la recolección de firmas se realizará hasta el próximo 4 de agosto y volverá nuevamente a Soacha para lograr más apoyo a la denominada ‘Resistencia Civil’.

Sin embargo, tal como sucede a nivel nacional, en el municipio hay opositores a la propuesta. El mismo Molano manifestó que así es la vida política, pues hay diferentes puntos de vista y lo importante es manifestarlos pública, civilizada y argumentadamente, ya que sería lamentable para la democracia un país con pensamiento unánime. De esta forma, quienes no apoyaron la iniciativa, se manifestaron así:

“La estrategia uribista de oposición al proceso de paz denominada «Resistencia Civil» es el mayor síntoma de temor que los sectores históricamente ligados al fenómeno paramilitar sienten en este momento donde se avizora un desenlace exitoso del proceso de paz de La Habana. La extrema derecha teme al proceso de restitución de tierras, a la apertura política y a la verdad sobre el conflicto. Por ello acuden a una pretendida movilización callejera, recolectando firmas, a los paros armados en zonas de control paramilitar y al bloqueo legislativo con el fin de ganar tiempo. El uribismo no sólo le teme a la firma de un acuerdo de paz, sino, también a un proceso de modernización y democratización de la vida política nacional. En razón de eso se explica su desespero”, afirmó el politólogo Heiner Gaitán.

“El acuerdo de paz con sus tropiezos es un primer paso, no es perfecto, pero es el inicio de un nuevo camino que ya han vivido muchos países, sufriendo el dolor de sus víctimas, la memoria de la violencia, pero también la esperanza de un mejor mañana. Esta oposición que principalmente viene de los seguidores uribistas, se ha convertido en una lucha de protagonismo de Santos y Uribe, si el expresidente realmente quiere a su país, en lugar de oponerse, debería buscar la manera de aportar desde su experiencia y conocimiento iniciativas que ayuden verdaderamente a la paz”, manifestó Gladys Pérez, quien decidió no firmar durante la campaña ‘Resistencia Civil’.

El camino de discusión sobre el tema de paz al interior del municipio se seguirá gestando, próximamente en julio 2 se proyecta un foro sobre el tema, además de otras iniciativas ciudadanas que permitirán profundizar el conocimiento sobre el proceso de paz.

Fotografía: Facebook Rubén Dario Molano