Además, se prohibiría ingresar a restaurantes, conciertos y otros espacios públicos, si no se cuenta con la vacuna, y se le daría libertad total a los vacunados.

La polémica propuesta es del concejal del Centro Democrático, Óscar Ramírez Vahos, quien dijo que es necesario identificar a las personas que aún no tienen la primera dosis, a pesar de estar en el rango de edad habilitado.

El cabildante propuso además que se levanten las medidas y aforos a las personas que ya recibieron la vacuna, como una especie de incentivo y como ejemplo para aquellos que aún no lo han hecho.  

Pero Ramírez Vahos fue más allá. Dijo que, a quienes no se han vacunado, se les debería impedir el acceso no solo a Transmilenio, sino a conciertos, restaurantes y otros espacios públicos. “Aquí debe primar el bien común y no el particular”, puntualizó.

La propuesta despertó polémica en el mismo Concejo Distrital porque, unos consideran que la vacuna es decisión de cada persona, pero otros aseguran que al no vacunarse se está poniendo en riesgo la salud pública.