Luego de conocerse los reiterados hechos de violencia protagonizados por miembros de las llamadas ‘barras bravas’ al interior de este conjunto residencial, la Policía de Infancia y Adolescencia se refirió al caso y desmintió varias de las afirmaciones hechas en la denuncia anterior.


El pronunciamiento se hace con respecto a al último caso que se denunció, en el cual el joven Jefferson Duván Argüello, de 19 años de edad, fue atacado por algunos seguidores del Atlético Nacional, cuando ingresaba al conjunto luego de visitar a su novia, según lo informó el padre del muchacho.

De acuerdo a lo manifestado por el Subintendente Luis Barrera de la Policía de Infancia y Adolescencia, Jefferson no vive en Terragrande y sólo va hasta allá para visitar a su padre, quien había afirmado que su hijo residía en el lugar con él. Barrera manifestó además que, contrario a lo que dice el Sr. Argüello, el muchacho que fue atacado se ha visto involucrado en hechos delictivos, que han quedado evidenciados en algunos videos donde se le observa al parecer intentando abrir vehículos para luego poder hurtarlos:

“Tenemos información de algunos testigos de los hechos que nos afirman que el joven Argüello fue quien incitó a los otros muchachos para que se enfrentaran, pues si bien es cierto que estos últimos estaban dentro de una de las casas celebrando una fiesta e ingiriendo licor y otras sustancias, no se explica cómo en el momento en que salieron a atacarlo no intentó escapar, como sí lo hizo su amigo. Eso nos da a entender que él estaba esperando para confrontar a los agresores y pelear con ellos, pues por más que hayan estado bajo el control de sustancias alucinógenas y peleando entre ellos mismos, es ilógico que hayan atacado a este joven sin una causa o razón justificada”, explicó Barrera.

El Subintendente señaló además que Jefferson Duván sólo fue atacado por dos personas, contradiciendo lo afirmado por el denunciante, que indicó que fueron varios individuos. Adicionalmente, el uniformado manifestó que él y sus hombres conocen bien el tema y que están al frente no sólo de esta sino de las anteriores situaciones, por lo cual manifestó que no entiende por qué en Terragrande se dice lo contrario.

Hay versiones encontradas frente a la situación de Terragrande, sin embargo, lo cierto es que este es otro de los graves problemas de seguridad y orden público que tienen en jaque la tranquilidad de los habitantes del Municipio. Fuera de lo que han manifestado las partes involucradas, es claro que no sólo este, sino también los hechos relacionados, no están siendo tratados con la relevancia del caso y pareciera que la situación se ha salido de las manos de las autoridades locales.