En la zona industrial de Cazucá, frente a lo que era la empresa SAC Estructuras Metálicas, desde hace 2 meses y medio el sindicato de trabajadores protagoniza una  huelga indefinida  debido al no pago de sueldos a los trabajadores.  Acampando a merced del clima se encuentran 28 exempleados que hace mas de 30 años laboraban en el lugar.

El 23 de agosto pasado, la empresa SAC Estructuras Metálicas  cesó actividades y dejó a sus trabajadores sin el pago de salarios, ARL y EPS. “Por este motivo desde el 26 de septiembre estamos en huelga indefinida, somos 28 trabajadores sindicalizados y 40 personas a quienes no se les ha pagado liquidaciones. Necesitamos la colaboración e intervención oportuna del Ministerio de Trabajo,  la Superintendencia de Sociedades y la Defensoría del Pueblo», dijo Eliseo Varón, trabajador afectado.

Lo que no comprenden los afectados es cómo una empresa que ha realizado contratos millonarios se vaya a la quiebra. Pues SAC Estructuras Matálicas ha participado en grandes proyectos de infraestructura de puentes como La Torre del Dorado, Esgaura, Sevilla, Puentes peatonales del IDU y actualmente tiene el proyecto vigente de Chirajara. A pesar de esos costosos contratos, cerraron la compañía. Según los trabajadores, hace más de 24 años están vinculados a la empresa y son cerca de 1.800 millones los que les debe la firma en sueldos, desde el mes de julio.

No obstante se han hecho llamados desde el Ministerio de Trabajo y la firma ha hecho caso omiso. «Estamos sometidos a las inclemencias del clima, la lluvia, el polvo, calor e inseguridad y todo lo que implica estar a la intemperie. Desde el día 15 de julio de 2019, el señor Juan Manuel Correa, representante de SAC Estructuras Metálicas, nos dejó de pagar los salarios con la excusa de que sus clientes no le han pagado las millonarias obras. Además, el día 23 de agosto  nos sometió al artículo 140 y nos envió a vacaciones pendientes, las cuales no fueron pagas tampoco, en cambio la empresa fue cerrada ilegalmente, sin avisos de se vende o se arrienda. Luego nos llamaron y se comprometieron a darnos las credenciales laborales con equipos y herramientas que, a parte de ser obsoletas, no es la manera de pago que requerimos para cumplir con nuestros compromiso diarios”,  mencionó uno de los afectados.

En los días que han  pasado, las 28 personas directamente afectadas se turnan para prestar vigilancia; ahora el lugar se ha convertido en su morada, pues acampan y duermen allí. La voz del sindicato de trabajadores en Soacha llegó a oídos de otras empresas del país que también tienen la misma situación, y por ello han hablado de cual será su accionar ante el gobierno que bajó los impuestos de las empresas. «Denunciamos que los directivos de la empresa han enviado personal a sabotear nuestra huelga, pero la misma es pacífica y  no nos iremos de acá hasta que no se nos solucione nuestra problemática”, finalizó Orlando Ramírez, exempleado de SAC Estructuras Metálicas.