Por mal uso se desmonta parque Biosaludable en Tibanica

Algunos vecinos de San Mateo denunciaron la desinstalación del módulo biosaludable que se había dispuesto recientemente en el Parque Tibanica, impidiendo la libre práctica física por parte de las personas que acuden allí con la intención de ejercitarse. El IMDRS respondió que esto se debió al mal uso que los ciudadanos le han dado a estos artefactos.


Hace algunos días, este medio recibió las denuncias de algunos internautas que manifestaron su inconformismo por una presunta actuación arbitraria de la administración del Parque Tibanica, quien desinstaló los módulos de ejercicio del parque biosaludable de este escenario deportivo, imposibilitando a los usuarios poder utilizar los dispositivos allí dispuestos, lo que consideran como una situación irregular.

“El parque fue instalado por la Alcaldía hace como dos meses en Tibanica, lo vi funcionando como una semana y luego apareció con cintas y lógico no se podían utilizar; después vi desarmando dicho parque y fue cuando le pregunté a un guarda de Seguridad y me respondió que era que los niños lo estaban usando mal y que por ese motivo debían guardarlo”, aseguró un lector en las redes sociales de periodismopublico.com.

“Yo sí vi que lo quitaron y no sé por qué, pero sí se me hace raro porque hace poco lo vi funcionando y la gente lo utilizaba normalmente sin que notara que estuviera fallando o algo así. De todas formas sí sería bueno que explicaran por qué hicieron eso y si hubo unas buenas razones para dejar a la comunidad sin el parque, porque si usted va, encuentra únicamente los rastros de lo que funcionó allí”, dijo Wilson Cristancho, habitante de San Mateo.

Por esta razón, este medio decidió ir hasta el parque y verificar el estado de los módulos, constatando efectivamente que sí se había desmontado la estructura biosaludable del lugar, por lo que se consultó a su administrador sobre el motivo de la decisión, a lo que él argumentó que la razón principal fue el daño que sufrieron las estructuras debido al mal uso que algunos usuarios (en especial jóvenes estudiantes) hicieron de ellas, a tal punto de dejar inservibles algunas ruedas necesarias para un buen funcionamiento.

Además manifestó que los módulos están diseñados para que sea una persona la que se suba y practique los ejercicios físicos, sin embargo, han habido casos en los que son cuatro a cinco personas las que al tiempo desbaratan estos instrumentos sin que se pueda hacer mucho para reprenderlos, ya que varios de estos individuos huyen o se hacen los desentendidos al momento de recriminarlos por sus actos. De igual manera enfatizó en el acompañamiento que deben hacer los adultos a los niños, ya que el parque biosaludable es diseñado para personas con condiciones físicas desarrolladas, sin que esto quiera decir que esté prohibido el acceso de los niños, sólo que bajo la responsabilidad de un adulto.

Para corroborar lo dicho por el administrador, también se consultó al IMDRS para que otorgara las explicaciones referentes al caso. El arquitecto Michael Díaz declaró que efectivamente el retiro de los módulos del parque biosaludable se debió al deterioro que los ciudadanos inconscientes del daño ocasionaron en la estructura, todo esto a pesar de los arreglos que funcionarios del IMDRS realizaron allí en algunas ocasiones.

“Inicialmente se le hizo una notificación directa a Indeportes Cundinamarca, que fueron las personas que nos entregaron los módulos y ellos hicieron una revisión pertinente; de igual manera nosotros también como entidad hicimos la revisión y determinamos que no fue por garantía sino por mal uso de los módulos que se dañó. Sin embargo Indeportes nos hizo la aclaración que nos iba a colaborar con el arreglo, así que ya se reparó uno de los módulos y falta otro. Además estamos buscando la forma de controlar el ingreso de personal para cada uno, es decir, que exista un control directo sobre la utilización correcta de los biosaludables”, explicó el Arquitecto.

Díaz también afirmó que en cada módulo biosaludable existe una valla informativa que contiene las instrucciones que los usuarios deben seguir para el correcto aprovechamiento de los artefactos; no obstante, esta información no es consultada antes de utilizar los dispositivos y por ende ocurren los incidentes que averían el parque biosaludable, lo que por supuesto genera las inconformidades de algunos vecinos del sector.

“En estos casos los módulos están en una bodega directamente controlada por el Instituto, la cual contempla el espacio suficiente para guardarlos y tenerlos en buen estado, simplemente estamos buscando la manera de que no se vayan a dañar o no vayan a ser perjudicados mientras arreglan los otros y poder contemplar las adecuaciones que hay que hacerles para poder generar el control necesario”, señaló el funcionario del IMDRS.

Finalmente, realizó un llamado a la comunidad para que no permita que por culpa de unos pocos individuos, su sano esparcimiento se vea interrumpido al dañar estos aparatos que si bien representan una gran inversión económica, también se instalan con el ánimo de promover la actividad física entre la comunidad y generar alternativas para su realización.

Sobre Periodismo Público 31419 Artículos
Noticias y actualidad de Soacha y Cundinamarca