Una de las principales características que distingue a Soacha es su deficiente y pésimo estado de la malla vial, que a medida que crece el municipio representa más costos y atención; no obstante, sin importar la cantidad de inversión que realice el municipio para tratar de mejorarla, esta seguirá deteriorada y sin posibilidades de una reparación total.


vías-de-soacha

vías-de-soacha

De acuerdo con el Secretario de Infraestructura de Soacha, ingeniero Ernesto García, el crecimiento urbano informal que ha destacado al municipio ha sido el principal inconveniente para que la malla vial se dañe, ya que a través de la improvisación de la comunidad se han realizado muchas obras viales al interior de las seis comunas y los dos corregimientos.

Cabe aclarar los dos aspectos que afectan las vías en el municipio: en primer lugar están las que ya han sido pavimentadas pero que actualmente presentan condiciones avanzadas de deterioro, y en segunda instancia, aquellas que nunca han tenido un tratamiento con capa asfáltica, siendo las que más inconvenientes presentan a la comunidad habitante de la ciudad.

Según el mismo secretario, las vías que ya han sido pavimentadas sufren daños prematuros por culpa del mal uso que algunos residentes de las mismas les dan.

“Para reparar la malla vial es necesario la colaboración y concientización de la comunidad, ya que varias vías que se han pavimentado han tenido mal uso por parte de los dueños de talleres que las utilizan como parqueaderos, sumado al paso de vehículos pesados, reduciendo una expectativa útil de diez años a dos o menos”, especificó el funcionario.

Justamente, la reducción del espacio por parte de mecánicos y comerciantes y el paso de vehículos pesados en vías diseñadas únicamente para livianos y/o de servicio público, son los males con los que más han tenido que luchar los líderes y habitantes del municipio. La situación mencionada se repite en todas las comunas.

En la comuna dos, el paso de volquetas ha causado graves daños a la vía principal que atraviesa Quintas de la Laguna. “Las vías de nuestra urbanización son específicamente para uso residencial, no obstante camiones doble troque, cargados con más de veinte toneladas de material, pasan constantemente, situación que acabó con nuestra malla vial en cuestión de cuatro años”, agregó Javier Meneses, líder comunitario del sector.

Además de la invasión del espacio público y la insistencia de entidades y conductores de vehículos pesados, las trabas que más perjudican el mejoramiento sustancial de la malla vial en Soacha ha sido el crecimiento de los barrios a través de la informalidad, es decir, aquellas urbanizaciones que han crecido mediante la invasión de terrenos.

Las comunidades que formaron barrios de invasión hace más de 25 años construyeron sus propias redes de servicios públicos, dichas redes carecen de planos y mapas verificables a la fecha, siendo este el principal motivo de la demora en las obras de pavimentación y mejora de servicios públicos en el municipio, retrasando el desarrollo y obligando el aumento de la inversión en los proyectos ejecutados por la administración municipal.

“Una vía no puede ser pavimentada sin antes tener servicios públicos, esa es la principal razón de las trochas en las comunas del municipio, especialmente en sectores determinados. No obstante, durante muchos de los procesos que se han ejecutado para mejorar la calidad de vida de los habitantes del municipio, la falta de conocimiento sobre las redes comunitarias de más de treinta años son la traba que más complica los procesos”, detalló García.

Retomando las consecuencias del mal uso de las vías, los principales perjudicados son los mismos comerciantes debido a que presentan importantes pérdidas económicas y en muchos casos detrimento a la salud a raíz de la polución generada por el deterioro.

En San Mateo, Alis Rodríguez, comerciante del sector, explica los inconvenientes que han tenido debido a un cráter formado sobre la vía en la que tiene ubicada su negocio.

“Desde el daño de la vía, por el paso de vehículos pesados, la cogieron como botadero de escombros, razón por la cual se ha desnivelado y cada vez que llueve el agua se entra a mi tienda y empieza a emitir olores putrefactos; esto también ha influido en el daño del andén, ya que los motociclistas e incluso dueños de carros prefieren montarse por ahí, obstruyendo el paso peatonal y poniendo en riesgo la integridad de los transeúntes”, describió la residente de la comuna cinco.

Finalmente, el ingeniero Ernesto García explicó los propósitos de la administración municipal para mejorar la malla vial de la ciudad.

“Hay más de ochenta kilómetros afirmados que serán tratados y mejorados durante la presente administración, el costo del arreglo por kilómetro se aproxima a los 1.500 millones de pesos, multiplicado por los más de ochenta con los que estamos comprometidos, sobrepasa el billón de pesos. Con los recursos que contamos se hará hasta lo mayormente posible para cumplir, así mismo se adelantarán gestiones constantes en las instituciones del estado para llegar al objetivo”, finalizó García.

Cabe mencionar que la Gobernación de Cundinamarca hará un aporte de mil millones de pesos para el mejoramiento de la malla vial en el municipio; de esta forma desde la alcaldía se está trabajando para invertir en aquellas zonas que presenten mayor necesidad para el arreglo de sus vías.