Como una forma de fomentar el cuidado del medio ambiente, un grupo de activistas ha creado una serie de filmes dirigidos para adultos con el propósito de generar conciencia ambiental.


Los creadores de la propuesta se llaman “Fuck for Forest” (Fornicar por el Bosque) y son un grupo de neohippies de Noruega, Suecia, Alemania e India que descubrieron una nueva manera de defender el planeta, cambiando el amarrarse a los árboles por tener sexo al lado de ellos.

Tommy Hol Ellingsen y Leona Johansson son los creadores de la tendencia y cobran una suscripción de 12 euros al mes (aproximadamente 30 mil pesos colombianos) para acceder a los videos caseros realizados por los FFF (siglas del colectivo), el dinero recaudado se emplea para ayudar a comunidades (mayormente indígenas) de Ecuador, Brasil, Costa Rica y Eslovaquia.

Este movimiento además fue retratado en un documental dirigido por Michal Marczak, el cual fue presentado en noviembre del año pasado. Cabe anotar que el movimiento FFF ya cuenta con 1.300 activistas alrededor del mundo y en algo más de 10 años de labores han recaudado cerca de 345.000 dolares.