Austin Weirschke, de Wisconsin (EE.UU), ganó 50 mil dólares por su velocidad para escribir mensajes de texto.


El premio lo obtuvo en la sexta edición del Campeonato Nacional de Envío de Mensaje de Texto, celebrado el pasado 9 de agosto en Nueva York. Precisión, velocidad y destreza fueron los criterios escogidos.

La competencia contó con varias pruebas como escribir con los ojos cubiertos y una mano en la espalda. Entre los retos se encontraban: memorizar frases y escribirlas lo más rápido posible, y deletrar canciones infantiles en menos de 45 segundos. Los participantes debieron escribir con los ojos cubiertos en una oportunidad y con una mano en la espalda en otra de las competencias. También hubo espacio para traducir abreviaturas al «habla normal» (como TTYL, talk to you later), escribir palabras de atrás para adelante y deletrear la letra de la canción «Twinkle Twinkle Little Star» en 45 segundos usando gafas oscuras que bloqueaban la visión del competidor.

El campeón dijo que suele enviar a sus amigos 500 mensajes de texto al día, pero atribuyó su éxito a la práctica con su madre.

«Enviar mensajes de texto es la mejor manera de comunicarse. Uno piensa más en lo que va a decir y uno ofrece sus pensamientos en un lenguaje hermoso y claro», dijo Austin Weirschke de 17 años, ganador de la competencia, quien dijo enviar unos 500 mensajes de texto al día.

De acuerdo con el periodista y sociólogo Malcolm Gladwell, para convertirse en un competidor de élite, se necesitan 10.000 horas (417 días) de práctica en envío de mensajes.