La indignación y la decepción prevalecen en los habitantes del barrio Santa Helena Sur porque desde hace más de un año la Alcaldía prometió a su comunidad un premio por ser uno de los sectores mejor decorados del municipio.


Cuando en 2012 Soacha cumplió 412 años de fundación hispánica, la administración municipal además de realizar una celebración por lo alto, convocó a los líderes comunales en un concurso que tuvo como premio mayor la entrega de 25 millones de pesos para invertir en algún proyecto que los habitantes consideraran beneficioso para su comunidad. En esa ocasión, ocho barrios resultaron favorecidos por cumplir a juicio de los organizadores, una buena labor en la decoración y aseo de sus sectores.

El barrio Santa Helena Sur fue uno de los ocho ganadores, pero según lo manifiestan sus líderes, recibir este premio les ha traído más problemas que beneficios porque desde el momento en que lo ganaron se han venido haciendo los trámites requeridos por la Alcaldía municipal para la entrega del incentivo. No obstante el malestar de la comunidad se genera en la falta de información acerca del uso que se le deben dar a estos 25 millones.

Como primera opción, la comunidad optó por la construcción del salón comunal. Para ello se estableció un convenio con la Fundación Arquitectura para la Humanidad y así pasarle el proyecto a la Alcaldía municipal, con tan mala fortuna que esta les dio la respuesta menos esperada:

“El primer punto que nos colocaron fue presentar el proyecto a la Alcaldía, nosotros lo hicimos, después nos pidieron el certificado de tradición y libertad junto a las escrituras del lote, pero nos salieron con que la construcción de un salón comunal no hace parte de plan de desarrollo y entonces no se puede invertir la plata en ese proyecto”, explicó Jenny Lozano, presidenta de la JAC de Santa Elena Sur.

Como segunda opción, se manejó la posibilidad de construir un parque, a lo cual los miembros de la junta tuvieron que acceder. Para ello, se llevó a cabo una reunión a principios de este mes con el fin de exponer esta alternativa, pero en esta ocasión la respuesta de los miembros de la Secretaría de Infraestructura fue que únicamente el dinero se podía invertir en vías, en sardineles o en andenes, lo cual molestó sobremanera a los líderes comunales, ya que desde que se prometió el premio ha pasado un poco más de un año y el tiempo invertido en realizar esta gestión ha resultado infructuoso.

“Me parece increíble cuando dicen que todos los barrios luchen por su legalización, y que cuando estén legalizados sí pueden acceder a los servicios que les brinda la administración, servicios de desarrollos social como parques, proyectos, programas y otras cosas, nosotros tenemos el barrio legalizado y sí recibimos los servicios básicos, pero los servicios de necesidades sociales como recreación y deporte no”, agregó la presidenta.

Lo anterior se corrobora al evidenciar que el parque más cercano se encuentra en el barrio El Bosque, porque en Santa Helena Sur no hay aún escenarios deportivos que suplan las necesidades recreativas de la población, especialmente infantil, por lo cual se deben desplazar hasta allá para poder practicar algún deporte o montarse en un columpio o rodadero, exponiéndose a los peligros de la calle y teniendo en cuenta que muchos escenarios deportivos ahora son utilizados por personas drogodependientes para consumir.

“El premio, en vez de ser un premio, se nos convirtió en un dolor de cabeza, no sé cómo lo va a tomar la asamblea cuando tengamos que decirles que no va a haber salón comunal ni parque, hace un año todo el mundo estaba muy optimista por ese premio”, dijo Isidro Doncel, vicepresidente de la junta.

“Como comunidad yo peleo porque ese día yo salí a ayudar, al igual que lo hicieron los vecinos de abajo y los de la otra cuadra, entonces mucha gente va a exigir ya que no solamente los de una cuadra trabajamos sino colaboramos todos, eso sí debieron haberlo pensado antes y habernos dicho claramente cuáles eran las condiciones”, indicó Margarita Muñoz, vecina del sector.

Como solución final, se plantea invertir el dinero ganado en el arreglo de vías, pero aquí surge el interrogante de la comunidad: ¿Acaso no es obligación de la administración municipal el arreglar las vías y calles de un barrio, sin que tenga que ser considerado esto como un premio?

“Ya en la asamblea nos va a tocar mirar cuál va ser ese mecanismo de elección, nos gustaría que viniera alguien de la misma Secretaría, mirara las vías, nos hiciera una propuesta y nos dijera si el dinero se puede invertir en arreglo de calles o no”, concluyó la líder comunal.