El sector de la construcción y el de la venta y reparación de bicicletas serían los primeros en retomar sus actividades.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, viene dando pistas y anuncios de cómo la capital del país afrontaría la reactivación de la economía a partir del próximo 27 de abril, día en que terminaría (por ahora) la cuarentena obligatoria decretada por el presidente Iván Duque. Las autoridades, sin embargo, han sido claras en que la emergencia por la COVID-19 no terminaría ese día y que nadie puede bajar la guardia en las medidas de prevención del coronavirus, en especial, el confinamiento. 

“En ningún caso podemos superar el 35% de capacidad de Transmilenio, tampoco podemos permitir que se nos sature el 75% de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Hoy tenemos 41 casos confirmados de coronavirus en UCI, pero además hay 109 personas en estas unidades que aunque no están confirmados por COVID-19 están utilizando los servicios con un respirador, por lo que la capacidad de las Unidades de Cuidados intensivos en Bogotá actualmente está en el 27%”, le dijo a Caracol Noticias la alcaldesa.

En declaraciones a RCN Radio, López dijo que en esa reactivación de la economía en Bogotá el sector de la construcción será el primero en activarse bajo unas medidas especiales. “Yo estoy analizando construcción y todo lo relacionado con venta y reparación de bicicletas, además de los 36 que ya se encuentran trabajando (…) Pero el sector comercial al detal no, ni por dentro en los centros comerciales ni por fuera, porque no tiene sentido por el gasto ni por la oferta”, manifestó la mandataria local.

«Al sector que le autoricemos salir tiene que hacerlo en horarios distintos. Los trabajadores de las obras de construcción no podrán salir a las 6 de la mañana porque ya tenemos copada la capacidad. Le autorizamos salir pero después de las 10 y 11 de la mañana para que salgan entre 8 y 9 de la noche y podamos distribuir las horas pico”, indicó en horas de la mañana a esa cadena radial. «La otra medida es que a unas empresas a las que les vamos a decir: ‘usted me entrega su registro de trabajadores, pero usted se encarga de llevarlos por un medio distinto a Transmilenio para que no me colapse el sistema'», dijo López a RCN Radio.

Mi gran dolor de cabeza con los bogotanos es cómo llegan al trabajo y cómo se devuelven a su casa, porque si van a trabajar reventándome el Transmilenio se me contagian todos; a mí no me basta el protocolo de seguridad; nosotros vamos a tener facultades: si un sector, por mucho que esté cumpliendo el protocolo de Presidencia y no me cumple el protocolo de transporte de la Alcaldía, no funciona porque tiene que cumplir los dos: el de bioseguridad de Presidencia pero también el de Transporte seguro de la alcaldía», puntualizó la alcaldesa.

En este momento, según lo dictado por el decreto presidencial que ordenó la cuarentena obligatoria en Bogotá, hay algunos sectores de la econmía que no pararon. Por ejemplo toda la cadena de producción y abastecimiento de alimentos, medicamentos, productos de higiene y hospitalarios; servicios de salud, funerarios, de veterinaria y bancarios. 

Asimismo, López ha sido enfática en que ha trabajado con un panel de diez expertos, los cuales también asesoran al Gobierno Nacional, y que parte del fruto de esas labores la llevan a tomar la decisión de que, una vez finalice el periodo de cuarentena, Bogotá no volverá a la normalidad.  “El día que Transmilenio sobrepase el 35 % de la ocupación lo cerramos a la mañana siguiente”, manifestó la mandataria, quien dijo que este medio de transporte ha funcionado al 20 % durante la cuarentena. 

“El resto del año no volveremos a tener transporte masivo. Toda esta situación comenzará a cambiar las prioridades del Distrito. Por ejemplo, las inversiones ya no se concentrarán en construir nuevos colegios, sino en permitir que la educación llegue a las casas por medio de conexiones a internet y dotación de tablas inteligentes.”, puntualizó la mandataria

Fuente: elespectador.com