No extender el IVA a más productos básicos de la canasta familiar, ni incrementar el impuesto a los que ya lo tienen, son algunos de los puntos que se incluyen.

No obstante, algunos productos que no hacen parte de la canasta familiar dejarían de estar exentos del IVA.

De igual manera se conoció que se disminuiría la base para declarar renta. En ese sentido, las personas con ingresos superiores a 2,5 millones de pesos tendrían que declarar renta y pagar en promedio cerca 400.000 pesos anuales. Así las cosas, unos 1,2 millones de colombianos más se unirían a los que ya declaran.

Seguirá vigente el impuesto al patrimonio. La propuesta consiste en que, hasta por tres años, este gravamen pase del 1 % al 3 % para quienes tengan patrimonios por más de 5.000 millones de pesos. Además, se podrá descontar de la renta.

Lo que dice el Gobierno es que la reforma tributaria es necesaria para financiar programas sociales, como el ingreso solidario. Incluso, ha puesto en duda la continuidad de ese beneficio si la iniciativa no se aprueba.

«Si no hacemos esta reforma social sostenible, lo que estamos diciendo es que a partir de junio los tres millones que reciben el Ingreso Solidario no lo van a recibir«, aseguró el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño.

Entre tanto, el presidente de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, dijo que “el paquete de consolidación del programa de Ingreso Solidario que se vuelve permanente y se amplía su cobertura a los hogares más pobres, es un componente fundamental. Esto fortalece esas redes de protección social justamente en un momento como el que estamos viviendo”.

Con la reforma tributaria, el Gobierno espera recaudar 25 billones de pesos y ampliar el subsidio para el empleo y empezar la matrícula cero desde junio de 2021.

Fuente: La FM