Problemas sanitarios en León XIII

Molestos e indignados están algunos vecinos de este barrio de la comuna tres por cuenta de unas bodegas que colindan con sus viviendas en el sector de León XIII, aseguran que la disposición de residuos está afectando la salud propia y de sus familias, así como la convivencia entre vecinos. También culpan a la empresa de Aseo de Soacha.


Desde hace seis años, el señor Miguel Alayón lleva radicando derechos de petición ante diversas entidades como la Personería municipal, Aseo Internacional y la inspección tercera de Policía debido a la problemática que genera la distribuidora de frutas y verduras ubicada en la carrera segunda. Los vecinos afirman que se encuentran afectados debido a los residuos y malos olores que se presentan los martes, jueves y sábados, que son los días en los que pasa el camión de la basura.

“El problema es que los señores están depositando sus desechos orgánicos en un segundo piso, en el momento en que el carro llega a recolectar los residuos tiene que hacer la compactación para que quepa todo y ahí es donde se produce el reguero que dejan en la calle. Este es un problema que nos tiene perjudicados a mí, a mi familia y a todos los vecinos porque no hay ninguna solución a pesar de que se han hecho todas las peticiones a las autoridades municipales y a la misma empresa de aseo”, expuso el señor Miguel.

“Es un problema muy grande que nos está afectando la salud porque ellos almacenan todos los desechos del fruver y estos se descomponen; el martes, el jueves y el sábado viene el carro pero como es demasiada basura, al momento de compactar los residuos muchos quedan en el piso y se producen esos olores putrefactos, así que no podemos abrir ventanas, nos estamos enfermando, teniendo en cuenta que dentro de los perjudicados hay personas de la tercera edad y niños. Nosotros hemos hablado con ellos de diferentes formas pero no nos han dado una solución porque realmente estamos muy afectados”, señaló otra vecina del sector, quien prefirió omitir su nombre.

De igual modo, el señor Miguel expresó su preocupación porque este problema le ha traído inconvenientes de tipo económico, ya que no puede arrendar el local con el que dispone su vivienda debido a lo insoportable que resulta para los arrendatarios tener que soportar diariamente esta situación. Así mismo, expresó que a pesar de haber radicado una gran cantidad de documentos, las únicas respuestas que recibe son evasivas en las cuales se le delega el caso a diferentes entidades, sin que sea una verdaderamente la que se apersone de la situación.

“Para la secretaría de salud lo que solicito es una visita lo más rápido posible para que se obligue a estas personas a tener un cuarto recolector de desechos en el primer piso y no en el segundo. A la empresa de aseo les solicitamos que la recolección no sea en el carro compactador sino en una volqueta para que no tengan la necesidad de hacer ese proceso de comprimir los desechos y así no nos quede ese reguero ya que hay moscas, ratones, malos olores y no creo que alguien pueda vivir así”, concluyó.

Finalmente, hay que señalar que esta situación también ha originado problemas de convivencia debido a los constantes reclamos que los vecinos hacen en repetidas ocasiones a los administradores del negocio. Sin embargo, la respuesta de estos no ha sido positiva, incluso se han presentado algunos roces que han terminado en demandas ante la Fiscalía y los entes judiciales, al menos así lo manifiestan las personas consultadas. Mientras que no se verifique la situación y no se realicen los controles respectivos, la comunidad de León XIII seguirá expuesta a enfermedades y a una convivencia alterada por la intolerancia y la insalubridad.