A través de la Resolución 1183, el Distrito prohíbe carretas y cilindros de gas a vendedores ambulantes.

Por medio de dicha resolución, la Alcaldía de Bogotá prohíbe la manipulación de carretas y pipetas de gas por parte de los vendedores ambulantes.

Dicha resolución se expide cerca de la temporada navideña y con el fin de controlar el uso del espacio público en la capital del país.

La Resolución 1183 de 2020, firmada por el secretario Luis Ernesto Gómez, estipula  que los comerciantes informales no podrán comercializar, vender, suministrar, manipular y/o usar los siguientes productos en el espacio público:

1. Cilindros de gas o maquinaria de combustión.

2. Casetas, carretas o estructuras superpuestas en el espacio público que no estén autorizadas por el Gobierno Distrital.

3. Cualquier estructura semi-estacionaria que no cumpla con lo mencionado en el artículo anterior no podrá ser ubicada en espacio público.

4. Fauna

5. Bebidas embriagantes

6. Pólvora o artículos pirotécnicos.

Ante la decisión, el Polo Democrático reaccionó y algunas líderes de este partido político aseguraron que la resolución afecta los derechos al trabajo y mínimo vital de los vendedores informales al prohibir el uso de carretas y cilindros de gas.

Entre tanto, el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, dijo que “los cilindros de gas representan un riesgo, y el mobiliario no autorizado y desordenado impiden el paso a peatones. El espacio público debe garantizar los derechos de todos: peatones, vendedores informales y residentes. La única manera de lograrlo es organizando”.

El funcionario aclaró la decisión de prohibir la pipeta de gas de los carritos ambulantes que suelen vender comida o bebidas calientes en las calles de Bogotá.

La regulación de uso de pipetas de gas busca evitar accidentes. Podrán usarlas solo quienes cumplan con requisitos de ventilación, manipulación y vencimientos. Los mismos vendedores han pedido este control por el peligro que representa para ellos mismos en zonas de aglomeración”.

Finalmente, Gómez dijo que la resolución permite que en las 23 zonas de mayor comercio popular se habilite espacio público para el trabajo informal ordenado. En estas zonas y demás localidades empezamos esta semana a entregar más de 5.000 elementos de bioseguridad a vendedores informales.