Por: Andrea Villamizar Giraldo, CEO de Grupo Soluciones Horizonte

En el mercado actual, cada vez más empresas buscan expandir sus negocios a diferentes países, enfrentando grandes retos, como barreras culturales y legislativas, además de competencia para lograr un crecimiento exitoso. Sin embargo, entendiendo que la visión empresarial cambia día a día, América Latina se ha posicionado como una de las mejores regiones para lograrlo, con soluciones empresariales como el softlanding.

Pero ¿qué significa este término? Consiste en una serie de herramientas para que el inicio de operaciones de una compañía en otro país se realice de manera eficiente, fácil y segura. Estas son necesidades importantes para todo emprendedor o negocio que tenga interés en crecer e insertarse con éxito en nuevos mercados internacionales.

Por ejemplo, Colombia –el tercer país más poblado de América Latina, con más de 50 millones de potenciales consumidores- convirtiéndose en un mercado emergente y dinámico que ha crecido a una tasa superior en la región, gracias a este tipo de prácticas industriales. Esta estrategia ha funcionado para fomentar la circulación y el flujo de ideas, talento, innovación y conocimiento para los territorios anfitriones.

Para ello, es determinante contar con asesoría empresarial que les recomiende la mejor alternativa para cada negocio, que incluya un acompañamiento desde lo legal, tributario, fiscal, contable y financiero, dependiendo de los objetivos de la organización, para evitar el mal uso de recursos económicos, tiempo y omisión de protocolos o normas propios de cada mercado.

Otro aspecto que el empresario o emprendedor debe tomar en cuenta para recurrir a un programa de lanzamiento controlado (como el softlanding) es la gestión de talento, que implica el ciclo operativo y estratégico de los Recursos Humanos -desde atracción, valoración, selección y contratación del mejor talento-, el estricto manejo de las relaciones laborales con el cumplimiento de lleno de los requisitos legales, estudios de confiabilidad, procesos de formación y desarrollo para tener alineados a los equipos de trabajo con los objetivos estratégicos.

En nuestra experiencia consideramos que para la ampliación eficiente, fácil y segura de operaciones en otro mercado, una empresa también necesita construir una estrategia corporativa, con planes de marketing interno y de comunicaciones, ajustados a la cultura del país o región donde busca desarrollarse.

Además, la entidad interesada puede recurrir a diferentes estrategias que se han desarrollado para apoyar a las compañías que buscan un nuevo horizonte, las cuales no solo se centran en el conocimiento y entendimiento económico de cierto mercado, sino también en emplear herramientas enfocadas al aspecto cultural y la atracción de talento, para que su ingreso sea más rápido y productivo.

Con un mercado ya definido para comenzar operaciones, todos los colaboradores y personas involucradas en la compañía deben identificar a los actores más relevantes del nuevo ecosistema, y buscar la mejor opción que los respalde para acceder a una red de clientes, asesores y potenciales inversores; sin olvidar que el conocimiento previo y pleno de regulaciones y leyes del mercado podrían significar ahorros de tiempo, dinero y esfuerzos para su negocio.