La indignación ciudadana por las agresiones sexuales que se han presentado en Transmilenio generó una reacción inmediata en la Secretaría de la Mujer. Desde la próxima semana, los asientos más cercanos a los puestos de los conductores serán reservados para las mujeres.


«Es un plan piloto que implementaremos paulatinamente. Queremos saber si la ciudadanía lo acepta. Con Transmilenio implementaremos una estrategia comunicativa», sostiene Martha Sánchez, secretaria de la Mujer.

El plan de prevención, formulado por la Secretaría de la Mujer y Transmilenio, contempla tres ejes: reacción inmediata en los casos de agresiones sexuales; incorporación de gestores de convivencia y solidaridad ciudadana: «Debe existir una atención prioritaria por parte de los conductores. Los buses articulados tienen alarma para casos de riesgo. El problema es que en los casos de violencia contra la mujer los conductores no la estaban utilizando.

Además, mejoraremos la presencia institucional con la incorporación de gestores de seguridad y convivencia al interior de los articulados. El otro plan es fortalecer la cultura ciudadana: con la Secretaría de Cultura implementaremos una campaña de solidaridad, para que la ciudadanía adquiera sensibilidad ante estos casos», señala Sánchez.

La Fiscalía también hace parte de las entidades que implementarán acciones para prevenir la violencia contra la mujer. Según Martha Sánchez, existe un problema a la hora de interpretar la ley 1257 (que dicta las sanciones en los casos de violencia contra la mujer): «En algunos casos tipifican como injuria un caso que es acoso sexual. Y la injuria es un delito menor. Casi el 80% de los delitos de la violencia contra la mujer están en la impunidad. Por nuestra parte hemos participado en la realización de diplomados durante octubre y noviembre: sensibilizando a los fiscales en los temas de género. Con la Fiscalía estamos haciendo un seguimiento riguroso ante los casos de feminicidio». Adicionalmente, avanza un plan con la Secretaría General para evitar el acoso sexual y laboral.

El exfiscal Guillermo Mendoza Diago, se refirió a los ataques sexuales en Transmilenio: «El ejercicio que debe hacer la Fiscalía es un ejercicio de ir más allá de pensar que un acto sexual violento consiste en colocar un cuchillo a una persona o amarrarlo, también puede hablarse de violencia cuando una persona no puede dar su voluntad siquiera».

Fuente: El Espectador.com