En mayo, se tendría el resultado de un estudio de consultoría al modelo financiero del proyecto.


Con el ánimo de destrabar las dificultades que se han presentado entre la Alcaldía Distrital de Bogotá, el Gobierno Nacional y la Gobernación de Cundinamarca, frente al proyecto del Regiotram, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) tiene la tarea de contratar a un consultor que estudie el modelo financiero del mismo y defina su viabilidad.

El proyecto propone conectar el municipio de Facatativá, en Cundinamarca, con el centro de Bogotá a través de un tren ligero en menos de 50 minutos.

Sin embargo, aunque de este proyecto se habla desde hace 5 años aproximadamente, el proceso de contratación se ha dilatado por la falta de acuerdo con la Alcaldía de Bogotá – a pesar de haberse aprobado desde la pasada administración-, pues al alcalde Enrique Peñalosa le preocupa que el funcionamiento del tren afecte las finanzas distritales por los subsidios y transbordos que podría tener el sistema.

De acuerdo con las cifras la cuenta del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), tiene un déficit anual de más de $700.000 millones por los transbordos y subsidios.

En este sentido, Peñalosa apoyará el proyecto siempre y cuando el Distrito no tenga que aportar al mismo, ni se afecten sus finanzas a causa de que este entre en operación.

Por esta falta de entendimiento, y con el propósito de que este proyecto se pueda desarrollar, el DNP se comprometió con los actores del mismo a contratar en la primera semana de diciembre a una consultora que medie en estas diferencias después de analizar la propuesta financiera que tienen los originadores del proyecto.

Por su parte, Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) aseguró que el proyecto «se hará y que es uno de los más importantes para Bogotá y el país. Además, desde el punto de vista económico, es vital, porque permitirá generar una conexión entre el aeropuerto El Dorado y el que se construirá en unos años, más conocido como El Dorado 2, y de estos aeropuertos con el centro de la ciudad».

Andrade, resaltó también que para una ciudad como Bogotá, que es de servicios, uno de los factores más importantes para su crecimiento a futuro es el desarrollo de los aeropuertos, al recordar la importancia de este para las dos terminales aéreas.

De acuerdo con la ANI, el Regiotram mejorará toda la movilidad hacia el occidente de la capital y las personas que van hacia Fontibón, Mosquera, Madrid y Facatativá, tendrán una mayor calidad de vida. Además, que complementa los sistemas masivos de trasporte que tiene y tendrá Bogotá en el futuro, como el metro.

Fuente: Portafolio.co