La medida se aplicará desde el próximo martes 22 de septiembre, de lunes a sábado, de 6:00 a.m. a 8:30 a.m. y de 4:30 p.m. a 7:30 p.m.

El Distrito decidió retomar el pico y placa con el fin de que la movilidad de la ciudad no colapse y tampoco se vea afectada la calidad del aire, ya que a principios de año, la capital se declaró dos veces en alerta ambiental.

La  nueva restricción aplica de lunes a sábado de 6:00 a 8:30 de la mañana y de 4:00 de la tarde a 7:30 de la noche. Además, se pretenden implementar nuevas excepciones como los vehículos que demuestren que operan para atención en salud, para carros  compartidos (más de tres pasajeros incluyendo el conductor) y para quienes deseen movilizarse sin la restricción, deberán aportar al programa de Pico y Placa solidario, que consiste en realizar contribuciones sociales como jornadas de reciclaje liderados por la UAESP.

Otro cambio importante es que se recorta una hora en el periodo de la tarde para no estar tan restrictivos con la movilidad”, finalizó el  secretario de movilidad del Distrito, Nicolás Estupiñán.