La palabra ‘pascua’ es empleada por judíos y cristianos en diversas celebraciones religiosas. Particularmente, los cristianos la usan en Navidad y en Semana Santa. Pero realmente, ¿qué significa este término y cuándo debe emplearse?

La palabra pascua viene del hebreo ‘pesaj’, que significa y se refiere al ‘paso’ del ángel exterminador, que determinaría la muerte de todos los primogénitos de Egipto. Esta es la última de las plagas con las que el Dios de Israel castigó al faraón por impedir la salida de su territorio a los israelitas.

Tras la muerte de los primogénitos egipcios, el faraón les permitiría salir de su territorio. Por eso los israelitas consideraran que la Pascua es el paso de la esclavitud a la libertad. La fiesta que cada año celebran desde entonces es en conmemoración de su liberación de Egipto.

Jesucristo con sus seguidores, los apóstoles, celebraron también la fiesta de la Pascua con la cena tradicional en que se comía el cordero sacrificado para la ocasión. Allí Jesús instituyó la eucaristía, comunión o cena del Señor, cuando al tomar el pan les dijo que era su cuerpo y al beber el vino de la copa de la que todos tomaban, les dijo que era su sangre.

Entonces, para los cristianos, la Pascua de Semana Santa conmemora la muerte (el Viernes Santo) y la Resurrección de Jesucristo (el Domingo de Pascua), porque es el paso de la muerte a la vida eterna.

Los expertos en el tema explican que en Navidad también se emplea el término para referirse a la encarnación del hijo de Dios, que pasa de su condición divina a la humana. Sin embargo, aseguran que la fiesta máxima del cristianismo es la Pascua de Resurrección.