En cabeza de la Junta de Acción Comunal, los habitantes del barrio Quintas de Santa Ana primera etapa están contribuyendo al cuidado del medio ambiente y al embellecimiento de su barrio mediante el manejo responsable y organizado de las basuras. Gracias a esta labor, los lugares que antes avergonzaban a residentes ahora son motivo de orgullo y reconocimiento.


En vista del constante y preocupante desorden que hasta hace tres meses había en los seis chuts de basura del barrio Quintas de Santa Ana primera etapa y el alarmante aumento de la inseguridad que esto estaba generando, puesto que los vándalos los usaban como guarida, la JAC de la urbanización, en cabeza de Manuel Cruz, decidió tomar cartas en el asunto.

“En un principio los chuts de basura permanecían abiertos, no había nadie que ejerciera ningún control sobre ellos y a cualquier hora la comunidad depositaba sus basuras; el problema derivado de la falta de organización era que la comunidad arrojaba sus desechos, incluso por la parte trasera del chut, manteniendo un constante desorden del cual se presenciaban olores fétidos a metros de distancia y una vergonzosa imagen para el sector”, relató el presidente.

Una vez determinadas las actitudes de la comunidad que generaban tan preocupante situación, la Junta decidió establecer un horario para cada chut de basura, el cual establecería el momento indicado en el que la comunidad debía depositar sus desechos. En un principio a la comunidad le disgustó la decisión, sin embargo estos horarios permitieron en primera medida dar un control a los depósitos y solucionar de forma inmediata el problema de inseguridad que se estaba generando.

Para que el trabajo de organización resultara exitoso, la junta acordó contar con una persona que se encargara de administrar y organizar los chuts, al tiempo que separara los materiales reciclables de los residuos y desechos ahí depositados, generando un manejo ambiental de las basuras y sensibilizando a la comunidad para que clasificaran sus residuos por cosas reutilizables y desechables.

Pedro Vargas, habitante encargado del manejo de los chuts, explicó la labor que desarrolla sobre los mismos:

“En busca de lograr un completo aseo en nuestro barrio, trabajando de la mano con la comunidad y primordialmente con mi familia, cuatro personas nos responsabilizamos de mantener organizados los interiores y exteriores de los chuts, conjuntamente siempre que podemos indicamos a la comunidad en qué lugar o caneca depositar su basura para facilitar la clasificación que hacemos entre desechos y material reciclable”, manifestó el encargado.

En cuestión de días se dieron los resultados del proyecto, la comunidad del barrio afirma que gracias a la gestión ejercida sobre los chuts, ahora se sienten orgullosos de la estética del sector y de la organización que ha generado en los residentes mediante el ejemplo impartido desde los líderes y quienes se encargan de mantener los chuts siempre presentables.

Liliana Quintero, habitante del sector describió el cambio habido en los depósitos de basura: “Antes se observaba el reguero de basura, entre eso pañales y demás desechos, la gente sacaba la basura y a cualquier hora la arrojaban fuera de chut, después los perros rompían las bolsas generando un decadente aspecto. Ahora se ha establecido cierto respeto en la comunidad. El cambio ha sido tremendo y ha servido para mejorar varios aspectos, tanto estéticos como culturales en todo el barrio y sus residentes”, manifestó.

Para finalizar, la Junta de Acción Comunal de Quintas de Santa Ana primera etapa espera que el proyecto siga cambiando la imagen del barrio y primordialmente que cambie la forma de pensar de todos los habitantes del sector, logrando que la totalidad de residentes clasifiquen sus basuras de forma responsable con el medio ambiente, antes de depositarla en los chuts.