Así lo confirmó el  secretario de Transporte y Movilidad de Cundinamarca, Jorge Godoy, quien aseguró que la decisión se tomó con los alcaldes y gerentes de las terminales de los dos municipios.

La decisión forma parte de los planes y estrategias de reactivación del transporte, aunque se precisó que las flotas y terminales deben cumplir con todos los protocoles establecidos para garantizar la salud y vida de conductores y pasajeros.

Godoy aseguró que fue necesario acordar con los alcaldes y gerentes de las terminales de transporte de Fusagasugá y Girardot  con el fin de contrarrestar los efectos negativos del transporte informal.

La apertura se dio el mismo jueves  y de esta forma empezó  la reactivación de los servicios de transporte público legal en estas terminales.

Así mismo, Godoy señaló que la apertura de estos servicios contará con todos los controles de precios y de bioseguridad que permitan garantizar la salud y protección de la comunidad.