Después de once meses, el teatro Jorge Eliécer Gaitán, el más popular de la ciudad, reabre sus puertas. Sus 1.745 sillas, que lo hacen el escenario teatral más grande de Colombia, están listas para recibir a sus visitantes y espectadores. Eurocine, obras de teatro, perfomances, conciertos nacionales e internacionales, serán incluidos en la programación de esta tarima.

Se pretende que los espectáculos que allí se ofrezcan estén al alcance del bolsillo de todos los ciudadanos, de esta manera lograr que la ciudadanía se apropie del teatro. Para ello su visita se incorporará a los Septimazos, servirá como espacio para exposiciones, llegará a distintas localidades con el programa Teatro Móvil, y se unirá con la Red de Teatros del Centro para promocionar la actividad cultural en la zona con promociones como la de ‘1 noche al mes, 50% de descuento: Teatros de puertas abiertas’.

La Alcaldía Mayor invirtió más de 3.900 millones de pesos para reforzar las estructuras del teatro y cumplir con las normas de sismo-resistencia. Además, se mejoró la cubierta del escenario para eliminar el ruido que hacía la lluvia al caer en el techo y se dotó al escenario con un tanque de abastecimiento de agua.

Detrás de este escenario hay una rica historia que se remonta a finales del siglo XIX.

neuta--2.jpg En la calle octava con Séptima, junto al Observatorio Astronómico, se levantó el Teatro Municipal de Bogotá. El 1° de febrero de 1890, día de su inauguración, se presentó la ópera El Trovador, de Verdi. El teatro estaba abarrotado: no faltó ni el presidente Rafael Núñez, que llevó su propia silla para ver la función. Aquel fue el inicio del que, poco a poco, se convirtió en el teatro preferido de los bogotanos. Transcurrieron muchos años de anécdotas e historia, luego casi cien años después de su inauguración el teatro municipal volvió a abrir , ya no en la octava con séptima, sino en la calle 22 con carrera Séptima (en el antiguo Teatro Colombia). Desde entonces, bajo el nombre de Teatro Municipal Jorge Eliécer Gaitán, ha seguido siendo un escenario querido por el público que goza del espectáculo cultural.