Así lo anunció el Secretario de Educación y Cultura Ignacio Castellanos, quien luego de conocer las amenazas de las que es víctima el Licenciado Napoleón Ríos, tomó la decisión como medida preventiva para proteger la integridad del educador.


Cabe recordar que por estos mismos hechos, los estudiantes de este colegio de la comuna cuatro protagonizaron la semana pasada una protesta sobre la Autopista Sur para exigir condiciones óptimas y garantías de seguridad dentro, fuera y alrededor del centro educativo, que en las últimas semanas ha quedado a merced de la delincuencia común y las bandas criminales juveniles que hacen presencia en el sector.

“La problemática vivida en la institución obedece a su cercanía con los puntos de acción de las organizaciones delictivas pertenecientes a la comuna cuatro, donde a pesar del trabajo conjunto entre docentes y directivos que ha permitido visibilizar ciertos focos de delincuencia, se ha desencadenado una serie de hechos lamentables como los que hoy conocemos”, explicó el Secretario.

El traslado se efectuará de conformidad a lo dispuesto en el Decreto 520 de 2010, Artículo 5º y la Resolución 1240 del 2010, Artículo 6º, donde se hace referencia al reconocimiento de su condición de amenazado. De la misma manera la Administración Municipal nombrará provisionalmente a una persona que asuma la Rectoría del colegio Julio César Turbay.

Frente a la violencia y la inseguridad en los colegios

A partir de la compleja situación de seguridad que viven este y otros colegios, la Secretaría de Educación ha venido adelantando en compañía de las instituciones educativas, la Personería Municipal y la Cámara de Comercio de Bogotá, el estudio del ‘Proyecto de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos’, cuyo objetivo es lograr que los estudiantes aprendan a superar sus diferencias y solventar sus incompatibilidades de forma no violenta.

“Es claro que el flagelo de la violencia escolar también actúa fuera de las aulas involucrando diferentes actores, razón por la cual buscamos ejecutar acciones encaminadas a mitigar el problema y para ello es necesario no solo el apoyo de la Policía, sino además la generación de una conciencia social en toda la comunidad”, concluyó Castellanos.