Un total de 42 rectores de colegios oficiales de la ciudad, pidieron al Concejo de Bogotá aprobar el cupo de endeudamiento, ya que de éste depende la intervención de las edificaciones escolares que en muchos casos presentan fallas estructurales que ponen en riesgo la integridad de estudiantes y maestros.


De ahí que solicitan, que durante el debate en plenaria, los cabildantes lo voten positivamente, ya que con ello se asignarán para educación más de 401 millones de pesos, de la totalidad del cupo de endeudamiento que es cercana a los 3.4 billones de pesos.

Con este rubro, la Secretaría de Educación priorizará la intervención de estas 42 edificaciones escolares en 15 localidades de la ciudad, cuya infraestructura deben ajustarse a la Norma Sismo Resistente NSR-10. La mayoría de estos colegios tendrán que ser demolidos y reconstruidos totalmente, ya que las condiciones en las que se encuentran requieren más que un reforzamiento estructural.

“Necesitamos que el concejo de la ciudad apruebe el cupo de endeudamiento para poder entregar estas obras. Ya ejecutamos toda la plata que teníamos del 2012 y del 2013, para infraestructura. Si el concejo le da viabilidad podríamos empezar a entregarlas entre 2014 y 2015” señaló el secretario de educación, Oscar Sánchez.
La mayor inversión para realizar estas obras de reforzamiento o restitución total de la infraestructura escolar, se hará en las localidades de Kennedy con 78 mil millones de pesos, San Cristóbal con 65 mil millones de pesos y Engativá con 53 mil millones de pesos. Con estas obras se beneficiarán a cerca de 65 mil estudiantes.

Es importante señalar, que de acuerdo con el análisis de vulnerabilidad sísmica de las plantas físicas, presentado por la firma consultora P&D LTDA en el 2000, la estructura de estos 42 colegios no se ajusta a las normas vigentes de sismo resistencia lo que pone en riesgo la vida e integridad de los niños, niñas y jóvenes que estudian en estas instituciones educativas, en un eventual sismo.

Para la Secretaría de Educación es de vital importancia que todos los colegios oficiales de la ciudad tengan una infraestructura apta para el desarrollo pedagógico y que brinde las condiciones de seguridad y salubridad de acuerdo con los estándares mínimos óptimas para un hábitat escolar adecuado.